Comunidad

Urban Farmers: producir tomates y peces en la azotea

Urban Farmers: producir tomates y peces en la azotea

La agricultura urbana ya no es ciencia ficción. Producir tomates o lechugas en perfecta simbiosis con una piscifactoría de tilapia en lo alto de un edificio ya es posible en varios lugares de Europa gracias al modelo de granjas urbanas que ha desarrollado Urban Farmers, la compañía suiza que está liderando en todo el mundo el fomento de la agricultura urbana en las grandes ciudades. Producción ecológica, mínimo impacto ambiental y máxima calidad y frescura son los ingredientes de esta receta de éxito que está siendo muy bien recibida por el comercio minorista.

ARMANDO GARCIA. Periodista agrario

Tras una primera experiencia muy positiva en la ciudad suiza de Basilea, en la primavera de 2016, Urban Farmers inició la producción de hortalizas y peces en Urban Farmers De Schilde, su segunda granja urbana. Esta vez, el escenario de fondo es la ciudad holandesa de La Haya y la estructura que soporta un moderno invernadero de cristal a 40 metros de altura es un antiguo edificio modernista de seis plantas construido en la década de 1950 para fabricar televisores y teléfonos de la marca Philips.

2_web

Invernadero hortícola: tipo multicapilla con cerramiento de cristal, control de clima automatizado y circuito de calefacción

En menos de un año y con una inversión de 2,7 millones de euros todo estuvo a punto para que los residentes en La Haya dieran la bienvenida a la primavera disfrutando de las vistas sobre la ciudad rodeados de las plantas de tomate y los brotes de lechuga que invaden los 1.500 metros cuadrados de una azotea que, hasta entonces, era un espacio abandonado, frío e inservible.

La llegada de Urban Farmers a La Haya fue posible gracias al concurso promovido por el ayuntamiento de la ciudad en otoño de 2012 para atraer inversores interesados en utilizar las azoteas de los edificios vacíos como plataformas de agricultura urbana. La compañía Urban Farmers ganó el concurso e implantó su original modelo de producción, basado en combinar el invernadero hortícola en la azotea con la producción intensiva de tilapia en una piscifactoría instalada en el interior del edificio. La construcción fue posible con la colaboración de empresas líderes de la industria de la acuicultura y la horticultura en los Países Bajos. De hecho, Urban Farmers cuenta con el apoyo permanente de Priva BV, Koppert Biological Systems y Rijk Zwaan, además de los inversores locales que explotan este modelo de negocio.

Simbiosis

El principio de funcionamiento es muy sencillo. El invernadero de hortalizas funciona como un enorme filtro biológico que depura el agua usada en los tanques de tilapia, mientras que los residuos orgánicos generados por la tilapia se utilizan como abono en los cultivos del invernadero. Con esta fórmula, la compañía Urban Farmers consigue una producción anual de 45 toneladas de frutas y hortalizas y 19 toneladas de pescado. Toda la producción, que se promociona con el adjetivo de “ultra fresca” y “ultra local”, se vende en las tiendas minoristas y en los restaurantes de la ciudad. La marca UF (Urban Farmers) ya es reconocida en la ciudad como un símbolo de alimentos ecológicos con la máxima calidad y frescura, así que los precios van en consonancia. Por ejemplo, la tilapia se vende a los restaurantes locales a 8 euros el kilo.

3_web

Vista de la ciudad de La Haya desde el invernadero ubicado en una azotea

Gracias a la agricultura urbana, la antigua fábrica de Philips ahora es un verdadero hito en la ciudad de La Haya, por su especial ubicación en el centro de la ciudad y por su cercanía con Westland, el “Silicon Valley” para el cultivo de plantas y la innovación ecológica en Holanda. Los promotores de la granja urbana suelen referirse a Urban Farmers De Schilde como el “Times Square” de la agricultura urbana en Europa. Hasta la fecha, Urban Farmers De Schilde es la granja urbana más grande de Europa ubicada en una azotea. En muy poco tiempo, las excelentes vistas sobre la ciudad, las visitas guiadas y la zona de degustación han convertido a este espacio en un referente turístico y en el destino preferido para los amantes de la agricultura urbana, la producción local y los circuitos comerciales de proximidad.

Pasear entre las hileras de tomates sintiendo en la piel la intensidad de los rayos de luz que se filtran a través de los cristales logra que el visitante olvide inmediatamente que se encuentra en el interior de una explotación agrícola construida en lo alto de una antigua fábrica en el centro de la ciudad. De vez en cuando, la proximidad a las azoteas de otros edificios al otro lado de los cristales recuerda la altura del suelo que estamos pisando.

7_web

Tanque de tilapia

Si el invernadero sorprende, los 400 metros cuadrados de piscifactoría dejan a cualquiera con la boca abierta. En la última planta del edificio, justo debajo de la azotea, se encuentra la producción de tilapia. Miles de ellas nadan y se alimentan plácidamente en varios tanques con capacidad para 4.500 litros de agua cada uno de ellos, en el interior de una gran sala sin ventanas con unos 400 metros cuadrados de superficie. Ante los ojos curiosos del visitante, las tilapias hacen gala de su natural tranquilidad y pasan hasta siete meses trazando miles de círculos en el agua hasta alcanzar un peso de 600 gramos. Es entonces cuando se comercializan en fresco y se consumen en muy poco tiempo.

8_web

Sala donde se ubica la piscifactoría de tilapia

La piscifactoría ofrece excelentes resultados por dos motivos fundamentales. En primer lugar, la tilapia es uno de los peces más resistentes a las enfermedades y, por tanto, idóneo para este sistema de producción intensiva. En segundo lugar, Urban Farmers ha puesto a punto un sistema completamente biológico capaz de transformar en nitrógeno las bacterias que contienen los residuos de las tilapias. Ese nitrógeno es el que se reutiliza para fertilizar el invernadero hortícola. De ese modo, se alcanza la simbiosis de los dos modelos de producción (tomates y peces) que en realidad funcionan como uno solo, retroalimentándose mutuamente sin fin.

Sin embargo, no todos los edificios son aptos para este modelo de negocio. El gran reto de Urban Farmers es encontrar edificios con estructuras preparadas para soportar el gran peso del invernadero y, sobre todo, de los tanques de agua para criar la tilapia. La resistencia de la estructura es un requisito indispensable por el que edificios muy atractivos son automáticamente descartados.

The Fresh Revolution

9_web

Sector dedicado al cultivo de tomate

Con el lema “The Fresh Revolution” (La revolución del fresco), los promotores de Urban Farmers quieren cambiar las reglas de juego en la alimentación urbana. Su objetivo es conseguir que el 20% de toda la comida “venga de la ciudad”. Por el momento, las granjas urbanas que ya funcionan en Basilea, Berlín, La Haya y Zurich se han convertido en fuente de inspiración para otros proyectos similares en Europa y en el resto del mundo.

El éxito conseguido por estas primeras granjas urbanas en azoteas ha permitido el nacimiento de un nuevo y original modelo de negocio. “Urban Farmers vende granjas, no tomates, pero usted sí los venderá”, explica la compañía para referirse a la filosofía de sus servicios. La consultoría técnica, la capacidad adquirida para desarrollar y financiar sistemas comerciales de producción de alimentos en las ciudades y el know-how para mantener sistemas altamente eficaces son los pilares que justifican el rápido crecimiento del modelo Urban Farmers. Además de proyectar toda la plataforma de producción, Urban Farmers facilita la financiación para la construcción de la granja urbana garantizando al inversor una horquilla de precios altos para toda su producción, gracias a los acuerdos alcanzados previamente con los minoristas locales. “La agricultura en la azotea permite cultivar comida directamente en las ciudades y hace posible ganar dinero en edificios sin uso”, según los promotores.

Migros, el primero en confiar

11_web

Un grupo de periodistas agrarios españoles durante una visita guiada a Urban Farmers en La Haya

Urban Farmers dio sus primeros pasos en Basilea (Suiza) con la construcción de UF001 LokDepot, la primera granja urbana con la que se inauguró un nuevo concepto de producción que hoy atrae a los fervientes defensores de la agricultura urbana de todo el mundo. La cadena suiza de supermercados Migros, el minorista más grande del país con 27 mil millones de francos suizos en ventas, fue el primero en incluir productos de la marca UF en su tienda insignia de Basilea. Los beneficios obtenidos por Migros demostraron la relevancia comercial de las soluciones de Urban Farmers en la venta minorista de alimentos y han impulsado la confianza de nuevos inversores y, por tanto, la extensión del concepto UF a otros países. Actualmente, hay otros veinte proyectos en estudio por toda Europa, aunque la mayoría de ellos se concentran en Suiza, Benelux, Alemania y el Reino Unido. Próximamente, UF inaugurará sus próximas granjas urbanas en grandes megalópolis como New York y Rio de Janeiro.