Cripthum MB 900*96 22-29/9

Actualidad

El CITA trata de recuperar el melón aragonés de Torres de Berrellén

El CITA trata de recuperar el melón aragonés de Torres de Berrellén

Durante el siglo pasado, Torres de Berrellén fue conocido como el pueblo de los melones. Referentes por su calidad, el cultivo de melón (tipo Tendral) desapareció del municipio debido a causas que todavía no se han podido concretar. 

Ahora, dos vecinos de la localidad, están impulsando su recuperación y trabajan junto con el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), organismo dependiente del departamento de Innovación, Investigación y Universidad, para volver a poner en valor el cultivo de melones en la zona.

El objetivo es recuperar el auténtico melón de Torres, llamado por los más mayores como Tendral “verdadero”, para potenciar su cultivo y continuidad, y con el tiempo favorecer su comercialización como producto de calidad diferenciada.

0909MelonTorresCITA2 (FILEminimizer)La responsable del Banco de Germoplasma de Hortícolas del CITA, Cristina Mallor, junto a su equipo se han implicado en el proyecto. En una primera fase, han facilitado a los hortelanos colaboradores de la zona semillas de la variedad Tendral, mientras se recopilaban semillas que los hortelanos de Torres habían conservado a lo largo de los años.

Esto ha posibilitado la siembra de ensayos en Torres con hortelanos colaboradores, y también en el CITA en el campo experimental del Banco de Germoplasma.   El material de estos ensayos está siendo sometido a un análisis físico-químico y sensorial en colaboración con el Centro de Transferencia Agroalimentaria (CTA) del departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad y junto con la especialista Amparo Llamazares se realizará una cata dirigida próximamente.

El CITA a través de las siembras y análisis quiere depurar la semilla para conseguir de nuevo el Tendral “verdadero” y de este modo poder multiplicarla y facilitarla en años posteriores a hortelanos interesados. Por otro lado, parte de las semillas obtenidas se depositarán en el Banco de Germoplasma Hortícola, asegurando de este modo su conservación.