Fruit Attraction’21 MB 900*96 30/8-19/9

Actualidad

El injerto de olivos para combatir la verticilosis no pasa la prueba en campo

El injerto de olivos para combatir la verticilosis no pasa la prueba en campo

Un equipo del Departamento de Agronomía de la UCO (Dauco) evalúa el uso de patrones de olivo resistentes a la verticilosis con variedades susceptibles durante más de cuatro años en un suelo con alta concentración de Verticilium dahliae y concluye que los resultados del laboratorio no son reproducibles en campo.

La Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (Dauco) lleva años buscando variedades resistentes a la verticilosis y estrategias de control de la enfermedad.

Una de estas estrategias es combinar variedades resistentes con variedades susceptibles más productivas haciendo un injerto. Una metodología probada con éxito en laboratorio y evaluada por primera vez en campo a largo plazo.

Con este ensayo que se ha realizado, en el que han participado investigadores del Dauco, Pedro Valverde, Carlos Trapero, Diego Barranco, Concepción Muñoz y Francisco J. López Escudero junto a investigadores del Ifapa, se ha comprobado que, al contrario de lo que se pensaba, los patrones resistentes no fueron capaces de evitar la infección del árbol y, al cabo del tiempo, la mortalidad de árboles fue igual para aquellas variedades susceptibles plantadas solas y para las que fueron plantadas sobre patrones resistentes.

Así el injerto de Picual (susceptible) en Frantoio (resistente), retrasó la aparición de los síntomas de la enfermedad, pero a los cuatro años todas las combinaciones habían desarrollado los síntomas graves de la enfermedad y tuvieron una mortalidad muy similar. Aún así, no se encontraron rastros del patógeno en el patrón resistente que pareció restringir la colonización por parte del hongo, pero, una vez que éste pasa a la variedad injertada se desencadenan los síntomas a gran velocidad.

Con estos resultados, Pedro Valverde ha confirmado que “en un suelo con alta concentración de Verticilium dahliae, se debería descartar el uso de esta estrategia de control. Quizás, probando en campos menos infectados se puedan obtener otros resultados”.

A pesar de ser el principal problema para el olivar andaluz, “la situación está estable debido al uso de variedades más resistentes en las nuevas plantaciones como es el caso de las plantaciones en seto en las que se usan variedades como Arbosana o Arbequina que son moderadamente resistentes” recuerda Carlos Trapero.

Sin embargo, la búsqueda de nuevas variedades resistentes que, además, tengan características agronómicas interesantes para los agricultores sigue siendo el reto que afronta este grupo de investigación para salvar al olivar andaluz de la verticilosis.

La investigación y el establecimiento de ensayos en campo a largo plazo que satisfagan las necesidades del sector agrícola parecen ser el mejor camino hacia la sostenibilidad del olivar andaluz.

Valverde P, Trapero C, Arquero O, Serrano N, Barranco D, Díez CM, López-Escudero FJ. Highly infested soils undermine the use of resistant olive rootstocks as a control method of verticillium wilt. Plant Pathology 2021;70:144–153. https://doi.org/10.1111/ppa.13264