Actualidad

Mejoras en el cultivo de la trufa negra en España

Mejoras en el cultivo de la trufa negra en España

El proyecto Tubersystems pretende realizar una investigación en fincas distribuidas por toda España para intentar comprender las diferencias productivas entre zonas.

Tubersystems, bajo el nombre completo: ‘Diseño e implementación de sistemas multiproductivos sostenibles en Truficultura y análisis de los servicios ecosistémicos asociados, es un proyecto conjunto del IRTA y el CSIC-USP-UNAV que aborda la producción de la trufa negra en encinares y parte como un estudio integrado en el que se pretende valorar este sistema multiproductivo desde diferentes puntos de vista.

Este está financiado por el MICIN, dentro de los proyectos Generación de Conocimiento y Retos de Investigación de la Agencia Estatal de Investigación y tiene una duración prevista de 4 años.

 

La producción de trufas en España

La superficie actual de plantaciones de trufas en España se estima en alrededor de 10.000 ha, que producen el 60% del total de la trufa, y cada año se establecen alrededor de 500 nuevas hectáreas de cultivo.

Por su parte, la trufa silvestre ha ido en regresión en los últimos años, y actualmente representa el 40% del total de trufa comercializada. En nuestro país, la trufa supone un negocio que mueve cerca de 7,5 millones de euros al año.

En España existen diferencias significativas en la producción en función de la zona de que se trate y el año de recolección. Así, por ejemplo, mientras que en la zona de Teruel se pueden llegar a producir de 30 a 40 Kg/ha de trufa al año, en Cataluña se consiguen producciones de 15 a 20 Kg/ha y año.

Entre los objetivos propuestos de este proyecto está conocer mejor el papel de los macro y microorganismos como impulsores del crecimiento de las plantas, así como su papel en el ecosistema y en la sostenibilidad agrícola de su cultivo.

“Hasta hace poco tiempo, el cultivo de la trufa negra se ha desarrollado de forma mayoritariamente empírica; sabemos que hay prácticas que funcionan, pero desconocemos por qué unas funcionan y otras no, y es necesario comprender mejor el ciclo biológico de la trufa para mejorar su cultivo”, explica Xavier Parladé, investigador del IRTA.

“Existen muchas lagunas tanto en el ciclo de vida de la trufa como en la ecología del hongo o sus interacciones bióticas y abióticas”, comenta Parladé, añadiendo que el proyecto se centrará en el desarrollo del multicultivo y las estrategias de manejo de la microbiota. 

Parladé es el coordinador del proyecto Tubersystems, que se desarrollará inicialmente en 37 localizaciones en producción de Aragón, Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla La Mancha, Castilla y León y Navarra con el fin de tomar muestras del suelo y de la vegetación colindante de las zonas truferas para estudiar la biodiversidad asociada a los sistemas de producción de trufas.

 

Marco del proyecto

Se estudiarán tres escenarios de producción de trufa: el monocultivo de encinas truferas, las plantaciones mixtas de trufa y plantas aromáticas, y las zonas de producción trufera silvestre.

Uno de los aspectos que abordará el proyecto Tubersystems será saber cómo se relaciona el micelio, que forma la parte perenne de la trufa en el suelo, con otras plantas o cultivos que se encuentran alrededor de la encina y que se asocian a su vez a otros hongos.

El proyecto pretende, también, aislar una serie de hongos que forman micorrizas arbusculares y que se encuentran en las plantaciones truferas para inocularlos en plantas acompañantes al cultivo para mejorar la producción y ver el efecto que tiene la inclusión de plantas aromáticas en los campos productores (tomillo, lavanda y salvia) buscando las combinaciones más interesantes.

En este sentido, se realizará una plantación piloto de encinas y plantas aromáticas micorrizadas a partir de una combinación seleccionada de éstas, donde poder medir las interacciones entre ambas y sus efectos productivos.

Otro tema importante en las plantaciones es el del riego y sus influencias en la producción.

“Sabemos que los meses de julio y agosto son críticos para la maduración de la trufa y proveerla del agua necesaria es fundamental”, afirma el investigador del IRTA.

Plantando las encinas inoculadas cuando tienen un año, si se riegan correctamente, la producción puede iniciarse cuando ésta tenga 6-7 años; en caso contrario, tendrá lugar a los 10-12 años. “Un cultivo con un buen mantenimiento puede llegar a seguir produciendo durante 30 a 40 años y, para ello, el establecimiento de un riego adecuado es fundamental”, apunta Parladé.

 

Un hongo muy apreciado 

Las trufas son hongos ectomicorrízicos, es decir, forman simbiosis subterráneas con las raíces de algunas plantas, (en España principalmente con la encina, aunque también pueden asociarse con el roble o el avellano).

La micorriza es, pues, el conjunto que forma la raíz de la planta que se encuentra rodeada por el hongo formando una simbiosis en la que el hongo obtiene los azúcares que le proporciona la planta y, a cambio, el hongo proporciona a la planta agua y nutrientes o protección frente a plagas.

La valiosa trufa negra (Tuber melanosporum Vittad.) se encuentra entre los hongos comestibles más apreciados en todo el mundo. Este hongo se cosecha de forma natural en Europa, principalmente en Francia, Italia y España, donde también se cultiva. Otros países con zonas de clima Mediterráneo que también cultivan trufa negra son: Australia, Nueva Zelanda, Chile, Norteamérica y Sudáfrica.