Vantage MB 900*96 17-30/5’21

Actualidad

Microsensores para controlar la evolución de los cultivos agrícolas

Microsensores para controlar la evolución de los cultivos agrícolas

Un consorcio en el que participa la empresa española de tecnología AlphaSIP Santa Clara ha logrado la adjudicación de un proyecto con financiación de la Unión Europea (UE), denominado PLANtAR, que usará microsensores para controlar la evolución de los cultivos agrícolas.

El proyecto, que inició su andadura hace dos semanas y se prolongará durante tres años, tiene como objetivos monitorizar, detectar posibles problemas en los cultivos y corregirlos con el uso de microsensores biodegradables, lo que permitirá a las explotaciones tomar decisiones razonadas tanto en la parte técnica como en la económica, ha explicado el consejero delegado de AlphaSIP, Miguel Ángel Roncalés.

En PLANtAR, que cuenta con un presupuesto de 13 millones de euros, participan diez empresas europeas y cuatro institutos de investigación de España, Alemania y Holanda. El consorcio está dirigido por la alemana Infineon Technologies y la parte española la lidera AlphaSIP.

El ámbito de aplicación es europeo, por lo que cualquier explotación de la UE puede beneficiarse de su implantación y, actualmente, el consorcio está en conversaciones con organizaciones agrarias para buscar usuarios finales interesados.

La firma española fabrica unos microchips que en combinación con cámaras y lectores de alta precisión permiten realizar una gestión integral del campo e identificar con rapidez eventuales problemas de producción, riego o putrefacción de los productos.

Hay dos tipos de sensores, ha señalado Roncalés, unos móviles que se utilizan para chequear las explotaciones, ya sea en tareas habituales de monitoreo o cuando ha surgido alguna incidencia, y otros que se entierran y se mantienen a medio y largo plazo para medir las condiciones del suelo.

Estos últimos, además, son biodegradables, lo que facilita también la gestión de residuos que genera cualquier explotación y minimiza su impacto ambiental.

“Ahora se usan muchos sensores, pero dejan residuos, y en el consorcio estamos trabajando para que la electrónica que usemos no afecte al medio ambiente. Que los componentes tengan impacto cero en el ecosistema”, ha apuntado el directivo de AlphaSIP Santa Clara.

El proyecto también busca reducir los costes de los sensores para fomentar su implantación de forma extensiva y que los pequeños productores puedan acceder a esta tecnología.

Por otro lado, propicia un uso más racional de los fitosanitarios, ya que la detección de posibles problemas se hace en fases tempranas y no hará falta recurrir a estos tratamientos.