GreenEnergy’21 12-18/4 MB 900*96

Actualidad

Nuevas estrategias de riego en cerezo

Nuevas estrategias de riego en cerezo

La investigadora de Cicytex, Elena Nieto, ha obtenido la calificación Sobresaliente Cum Laude en la Universidad de Extremadura, con su trabajo de tesis doctoral “Respuesta de dos variedades de cerezo frente a diferentes estrategias de riego en el Valle del Jerte”.

Su objetivo ha sido conocer las necesidades hídricas del cultivo en las condiciones de montaña del norte de Cáceres, abordar la racionalización del uso del agua y proponer estrategias de riego en los periodos de precosecha y postcosecha para diferentes variedades, que favorezcan un uso eficiente del agua y una producción rentable y de calidad.

La autora de este trabajo ha defendido la postcosecha como el momento más adecuado para una estrategia de riego deficitario controlado, que se prolongará hasta las lluvias otoñales o senescencia floral (caída de hojas e inicio del reposo vegetativo del árbol). En este sentido, los árboles pueden soportar niveles de estrés hídrico moderado sin afectar a la producción.

Para este trabajo se han realizado ensayos durante tres años con dos variedades habituales en la producción del Valle del JerteBurlat, de ciclo corto de maduración o variedad temprana, y  Lapins, más tardía, de ciclo medio.

También, se han evaluado los resultados de cuatro tratamientos de riego: un tratamiento de riego con el 100% de las necesidades hídricas del cultivo; estrategias de riego deficitario controlado con una reducción de agua del 25% y del 50% en relación a las necesidades hídricas del cultivo; y el riego recomendado por las Comunidades de Regantes que se aplica en la zona del Valle del Jerte.

La estrategia de riego deficitario controlado consiste en reducir la dotación de agua en ciertos momentos del ciclo anual del cultivo en función del estado de la planta y su sensibilidad al estrés hídrico en diferentes periodos, de tal manera, que esa reducción de agua no afecte a la producción y a la calidad de cosecha.

Conclusiones

Entre las conclusiones, destaca un ahorro de agua en torno al 60% del aporte calculado para satisfacer plenamente las necesidades del cultivo, mejora la calidad del fruto e incrementa la producción acumulada de los años siguientes.

El estrés hídrico demostró ser una herramienta eficaz para el control del vigor de los árboles, sin que afectara a la producción e incluso con incrementos de la producción acumulada para los tres años del ensayo. Por el contrario, el tratamiento más regado fue el menos eficiente y el que generó menos ingresos brutos y tuvo mayores necesidades en insumos agrícolas (fertilizantes y otros productos).

En ambas variedades, la regularización de las prácticas de riego mejoró el calibre del fruto, uno de los parámetros que determina la calidad del producto y el precio en el mercado.

En cuanto a la variedad Lapins, mantener un óptimo estado hídrico en precosecha mejoró el calibre y la firmeza de la fruta y por tanto el valor comercial de la cosecha, además consiguió mantener la fruta en el árbol en mejores condiciones, prolongando las tareas de recolección. También se redujeron los problemas de deshidratación en los pedúnculos, aspecto que deteriora la calidad del fruto.

El cultivo del cerezo se ha desarrollado  tradicionalmente en condiciones de secano fresco en el norte de la provincia de Cáceres, al ser una zona con precipitaciones generalmente abundantes. Sin embargo, en los últimos años se ha ido introduciendo riego de apoyo debido al incremento de las temperaturas, al proceso de modernización y reconversión varietal. 

Este trabajo de tesis realizado en Cicytex aborda las necesidades reales de riego en el cultivo del cerezo en esta zona que permita una producción rentable, un uso eficiente de los recursos hídricos y una adaptación a los efectos del cambio climático.