Years MB 900*96 19-25/4

Actualidad

Tecnología 4.0 y agricultura de precisión, el futuro del sector agroalimentario

Tecnología 4.0 y agricultura de precisión, el futuro del sector agroalimentario

El pasado jueves, en el marco de la feria Fruit Attraction 2016, tuvo lugar la jornada ‘Tecnología 4.0 y agricultura de precisión’, organizada por el Consejo General de Ingenieros Agrícolas, que se ha centrado en la tecnología aplicada a la agricultura.

La presentación de la jornada ha estado a cargo de José Manuel Pardo, presidente del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Málaga, quien ha recalcado el papel de este colectivo para hacer crecer la agricultura “implantando nuestros conocimientos técnicos”.

En la primera de las ponencias, Bart Goes, gestor de Desarrollo de Negocio en Bioeconomía de Tecnalia, ha hablado sobre la industria 4.0 y la valorización de subproductos para el sector agroalimentario. Esta charla se ha centrado en lo que Goes ha denominado como “cuarta revolución industrial”, que desemboca en una versión informatizada de la fábrica.

En esta industria 4.0, los procesos se encuentran conectados e interactúan entre sí. Además, en estos procesos productivos y en los productos derivados de ellos, se han incorporado sensores y electrónica. Con esto, la cantidad de datos que se obtienen de la agricultura ha aumentado considerablemente, de manera que se hace necesario crear sistemas de análisis masivo de datos y su almacenamiento.

Esta cantidad ingente de datos ofrece una oportunidad única para proporcionar un suministro óptimo de los alimentos con máxima calidad y seguridad, facilitando la trazabilidad de los mismos. La “nueva agricultura” se basa en cuatro pilares: sensorización, robótica y automatización, Big Data y marketing y consumer experience.

En cuanto a la valorización de los subproductos, la intervención de Goes fue en el camino de la cantidad de residuos que se general en el sector. Sólo en el sector hotofrutícola, en la Unión Europea se generan cada año 56 millones de toneladas. “Todo lo que no se emplea tiene partículas que pueden servir de complementos nutricionales o compuestos que haga que el cliente se interese por el producto”, afirma Bart Goes. De esta manera, los residuos podrían reutilizarse en forma de biomateriales, ácidos iorgánicos, encimas o productos para la nutrición animal.

Drones para la agricultura de precisión

La segunda ponencia estuvo a cargo de Sergio Rodríguez, socio fundador y director de Operaciones de Smart Rural, una empresa vallisoletana que trabaja con drones aplicando las nuevas tecnologías a la agricultura de precisión.”Toda la información que recogemos se puede llevar a plataformas de Big Data, donde se puede cuantificar y medir, lo que facilita que podamos obtener medidas exactas para aplicar tratamientos sobre los cultivos”, manifiesta Rodríguez.

En Smart Rural trabajan con drones de ala fija y un sensor para la corrección de reflectacias a partir de los cuales consiguen mapas NDR en los que ver cosas que se escapan al ojo humano. A partir de estos mapas de rendimiento, es el ingeniero agrónomo quien valora hacer una acción o no sobre ese cultivo.

Con esta tecnología, Smart Rural consigue georeferenciar cada cultivo píxel a píxel y que el agricultor tenga los resultados del análisis de su explotación en 24 hortas para que pueda tomar una decisión sobre sus cultivos.