Agrialgae_Sup

Ayudas y PDRs

La Junta de Castilla y León eleva un 29% el presupuesto de la ADE para ayudas a empresas a la inversión y la I+D+i, hasta 57M€

La Junta de Castilla y León eleva un 29% el presupuesto de la ADE para ayudas a empresas a la inversión y la I+D+i, hasta 57M€

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León acordó este 3 de diciembre incrementar en casi 2,6 millones de euros el presupuesto de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE) para subvenciones a proyectos de inversión y de I+D+i de empresas de la Comunidad, dando prioridad a las del ámbito rural.

Se trata de una modificación similar a otras que se han llevado a cabo durante 2015, que han hecho que la dotación de la ADE para este tipo de ayudas haya crecido el 28,6 % este año: desde los 44,4 millones previstos inicialmente, hasta los 56,8 millones de euros, que han permitido crear 586 puestos de trabajo y mantener 7.513.

La Consejería de Economía y Hacienda, a través de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial, ha realizado durante este ejercicio un esfuerzo presupuestario importante para atender el máximo número posible de subvenciones a proyectos de innovación e inversión empresarial en Castilla y León, desde la convicción de que contribuyen a apuntalar el tejido productivo de la Comunidad y por tanto incentivan la generación de empleo.

La ADE contaba con un crédito inicial de 44,4 millones de euros para este tipo de ayudas en 2015, que durante este ejercicio se ha incrementado en 12,7 millones de euros adicionales –casi el 29 % más– para priorizar los pagos a las compañías que han puesto en marcha procesos innovadores o nuevas iniciativas en los últimos años.

En concreto, este año se han subvencionado 322 proyectos de este tipo que han movilizado 555,2 millones de euros de inversión privada, lo que ha hecho posible la creación de 586 puestos de trabajo desde enero en Castilla y León y que se conserven otros 7.513.

De los 322 proyectos que han recibido una ayuda a fondo perdido de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial, 123 están relacionados con la I+D+i; 120 tienen la consideración de inversión productiva, y 79 corresponden a la bonificación de la línea de préstamos avalados de ADE Financia. Por otra parte, de los 555,2 millones de euros de inversión global asociada a ellos, 481,3 han sido para nuevos establecimientos industriales o medidas de modernización tecnológica en empresas ya existentes, mientras que 64,2 han servido para efectuar mejoras en materia de I+D+i.

 

Apoyo al empleo

Las subvenciones a fondo perdido no son el único mecanismo de ayuda gestionado por la ADE que la Consejería de Economía y Hacienda tiene a disposición de los agentes económicos. De hecho, a este tipo de apoyos hay que añadir los créditos a la inversión que concede de manera directa la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial, que han ascendido a 22 este año por un importe de 42,5 millones de euros.

Esto supone, si se hace un cómputo general, que durante 2015 la Consejería de Economía y Hacienda ha respaldado un total de 344 proyectos de inversión empresarial y de I+D+i a través de la ADE, ya sea mediante subvenciones a fondo perdido o préstamos. El gasto financiero global que ha efectuado la Junta ha sido de 80 millones de euros, que han movilizado una inversión privada de 597,7 millones. Como resultado de ello se han creado 874 nuevos puestos de trabajo y se ha contribuido al mantenimiento de otros 8.513 empleos ya existentes en centros de trabajo de Castilla y León.

 

Respaldo al mundo rural

El 67,1 % de los proyectos que se han apoyado eran de pymes o micropymes, el 20,4 % de autónomos y el 12,5 % restante de grandes compañías. Si se atiende al tamaño del municipio, el 52,6 % de las ayudas se han concedido a negocios asentados en poblaciones de más de 20.000 habitantes, y un porcentaje muy similar –el 47,4 %– a compañías ubicadas en localidades con un número de vecinos inferior a esa cifra. Es decir, que se ha respaldado a un importante número de empresas del ámbito rural de la Comunidad, puesto que casi la mitad de las ayudas se han otorgado en esas zonas.