Recambio agrícola y accesorios MB 900*96 22-28/11

Comunidad

La innovación y la sostenibilidad, principales motores de crecimiento de Primaflor

La innovación y la sostenibilidad, principales motores de crecimiento de Primaflor

Primaflor es una empresa familiar ubicada en Pulpí, Almería, y fundada por los hermanos Peregrín (Cecilio y Antonio) junto a Lorenzo Belmonte. Esta ha pasado de producir y comercializar flores hace 40 años a cultivar hortalizas y vegetales. Su objetivo se basa en ofrecer alimentos frescos que aporten sabor a la dieta mediterránea, contribuyendo a que personas de más de veinticinco países gocen de una vida sana, activa y saludable, y conseguir hacerlo de una manera respetuosa y sostenible con el medio ambiente.

Elena Martín Seseña. Redacción.

Primaflor nació en los años 70 de la mano de un grupo de personas que compartían la ilusión de emprender un negocio en su tierra a orillas del Mediterráneo, Cecilio Peregrín y su hermano, Antonio, y Lorenzo Belmonte. Sus principales motivaciones fueron el cuidado de sus recursos naturales (sol, tierra y agua), el desarrollo empresarial y el enriquecimiento de su comunidad.

En sus orígenes, esta empresa se dedicaba a la producción y comercialización de flores, de ahí su nombre, pero establecidas las redes de distribución y de clientes en Europa, comenzaron la producción de vegetales: la lechuga iceberg y los cogollos (Little Gem) fueron los pioneros. Estos, eran compatibles con el transporte de las flores.

A partir de aquí, la compañía empezó a modificar su estructura de trabajo, estableciendo programas de suministros a cadenas de distribución españolas y del resto de Europa. Para cubrir la demanda, tuvieron que mantener la producción de hortalizas y vegetales durante las 52 semanas del año, cultivando en fincas de distintas altitudes, adaptándose y respetando el crecimiento natural de las plantas.

En este sentido, en 1997 se inauguró una ampliación en las instalaciones de Pulpí, que sirvió como punto de partida para remodelar la compañía y pasar de ser solo productores agrícolas a convertirse también en industria agroalimentaria con la construcción de una planta especializada en ajos pelados listos para el consumo.

A partir de aquí, Primaflor continuó su crecimiento gracias a la innovación o, mejor dicho, la agricultura de precisión. En 2005 inauguraron en Canalejas (Cuevas de Almanzora), una planta de ensaladas preparadas, con una producción actual de 18.000 toneladas anuales, iniciando así su expansión a nivel nacional e internacional.

A continuación, también adquirió otra fábrica de ensaladas preparadas en León, lo que fue clave para el suministro de estas en la zona Norte de España.

Actualmente, la compañía cuenta con más de 2.500 empleados y con una superficie de cultivo superior a 6.000 hectáreas, localizadas en Almería, Albacete, Granada y Murcia y con climatologías diferentes. Lo que garantiza la continuidad de la calidad de los productos las 52 semanas del año. De esta forma, los productos de Primaflor se encuentran en mercados de toda Europa y del Golfo Pérsico.

Asimismo, acaba de lanzar una nueva marca comercial, Mimaflor. Desde la compañía han explicado que se trata de los mismos productos, con la calidad de siempre, pero con una denominación que transmite fielmente los valores de una empresa en transformación constante: verduras y hortalizas cuidadas con mimo desde la semilla, bajo criterios de responsabilidad y sostenibilidad agraria, orientada a sus clientes y trabajadores.

Diego Parra, encargado de la semilla en Primaflor. Lechugas en invernadero de Pulpí (Almería).

“Mimaflor es el resultado de la aplicación de estos valores y una empresa que se adapta de forma rápida a nuevas realidades y hábitos de consumo gracias a la innovación continua”, han destacado sus representantes.

En los últimos años, la empresa ha implementado una estrategia de sostenibilidad circular que incluye a trabajadores, cuidado por el planeta y orientación al cliente consumidor de productos saludables.

Algunos resultados de esta estrategia son: el anuncio de la creación del mayor centro de investigación de agricultura de hoja al aire libre, la adhesión al Pacto Mundial para la reducción de las emisiones y la colaboración con la Universidad de Almería para la puesta en marcha de la Cátedra de Agricultura Sostenible y Alimentación Saludable.

“Este cambio de nombre obedece a la necesidad de marcar un punto de inflexión en la historia de nuestra empresa, nacida en los años 70. Somos un productor en constante evolución y este cambio de marca resume nuestros valores, cuidado por el medio ambiente e innovación”, ha explicado Cecilio Peregrín, director corporativo de Primaflor.

 

Primaflor reconocida como empresa 100% sostenible

En 2020, Primaflor anunció la concesión de los Certificados de Sostenibilidad IFCO y CHEP, por la protección al medio ambiente y a la promoción de un modelo logístico sostenible.

La IFCO, (International Food Container Organization), es la primera empresa a nivel mundial en proporcionar a la cadena de valor del sector agroalimentario soluciones de envasado reutilizables plegables, introduciendo el concepto de economía circular para transporte de frutas y verduras.

Semillero de Pulpí (Almería).

Gracias al uso de los Envases Reutilizables de Transporte (ERT) de IFCO, sostenibles y 100% reciclables, Primaflor ha protegido activamente el medioambiente y ha contribuido a desarrollar una cadena de suministro de productos frescos más sostenible, reduciendo el impacto ambiental en la cadena de suministro.

Primaflor ha conseguido una importante reducción de impactos en el medio ambiente al optar por este tipo de envases reutilizables para el transporte de sus productos: disminución de emisiones en 1.191.737 kg de CO2 a la atmósfera, reducción de la generación de 608.643 kg de residuos, ahorro en consumo de agua de 21.252 m3 y un ahorro en términos de consumo eléctrico de 75.765 GJ.

“Para Primaflor, estos certificados reflejan nuestro compromiso con la economía circular y demuestran que la sostenibilidad es una de las piezas fundamentales dentro de la estrategia de la compañía, no solo a lo largo de nuestro proceso de producción, sino que trabajamos día a día para que sea extensible a toda nuestra cadena de valor”, ha explicado Cecilio Peregrín.

El segundo de los certificados de sostenibilidad recibidos por Primaflor es el otorgado por CHEP, gracias a la utilización de su sistema pooling de pallet, consistente en el uso de pallets reutilizables, con los consecuentes beneficios medioambientales en materia de reducción de las emisiones de CO2 y eliminación de residuos. En concreto, durante 2020 se ha evitado la emisión de 200.440 kg de CO2 a la atmósfera, la tala de 158 árboles y la generación de 15.399 kg de residuos.

Semillero de Pulpí (Almería).

Antonio David Perán, técnico de Gestión de Calidad y Sostenibilidad de Primaflor, ha apuntado que “estos reconocimientos demuestran los esfuerzos que estamos realizando para consumir menos recursos, reducir nuestra huella ambiental y seguir con nuestro proceso de mejora continua en materia de sostenibilidad”.

A parte de esto, Primaflor tiene bien identificados los principales retos de la agricultura sostenible con proyectos tangibles. El primero de ellos versa sobre la reducción de fitosanitarios. En él tratan de conseguir el residuo cero y la innovación en productos de síntesis orgánica y no química. Este proyecto, a la misma vez tiene un alto componente de investigación y desarrollo porque trata de valorizar todos los subproductos y reincorporarlos al packaging como ejemplo de economía circular.

Otro de los estudios en los que están centrados, es en la gestión eficiente del agua e insumos. Este, trata sobre la implantación de pequeños sensores en todo el campo a través de nano-banda y conexión M2M, para lograr mejorar la agricultura de precisión.

Seguir reduciendo la utilización de plásticos y la huella de carbono también está entre los retos a los que está haciendo frente Primaflor. El primero trata de buscar formas más sostenibles de vender sus productos, mientras que, con el segundo, la compañía tiene el compromiso de reducir la huella de carbono un 55% antes del 2030.

Injertos de pimiento en semillero de Pulpí (Almería).

En definitiva, Primaflor ha invertido en los últimos cinco años 7,1 millones de euros en innovación, lo que supone un 1,8% de su facturación, según ha indicado Clemente Serrano, responsable del Departamento de Servicios Legales. “Estamos en la denominada ‘década de la acción’ y estoy totalmente convencido de que en Primaflor podremos conseguir los retos identificados antes de 2030”, ha apuntado Serrano.

En esta línea, Primaflor acaba de anunciar que dispone de un suministro 100% renovable en media tensión a través de un contrato PPA (Power Purchase Agreement) certificado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, lo que le permite cumplir con los objetivos ODS del Pacto Mundial.

 

Nace la Cátedra Primaflor de Agricultura Sostenible y de Alimentación Saludable

Por otro lado, la Fundación Primaflor ha firmado un convenio de colaboración con la Universidad de Almería (UAL) para la creación y desarrollo de la Cátedra Primaflor de Agricultura Sostenible y de Alimentación Saludable.

Mediante esta iniciativa, la Fundación Primaflor apuesta por promover la investigación, la innovación y la docencia en dos áreas de conocimiento esenciales para unas mejores prácticas agrarias: la sostenibilidad y la alimentación saludable. Pues bien, la Cátedra Primaflor de Agricultura Sostenible y Alimentación Saludable contará con programas de actividades de formación, investigación y divulgación, así como también con foros de encuentro entre académicos, agricultores, nutricionistas, empresarios y estudiantes con la finalidad de intercambiar información, conocimientos y experiencia en diferentes sectores de especialización.

“En la Fundación Primaflor estamos muy satisfechos de este acuerdo alcanzado con la UAL, que no hace más que reforzar nuestro compromiso con la mejora de la calidad de vida, basada en los avances en la agricultura y la alimentación,” ha apuntado el director corporativo y consejero de Primaflor, añadiendo que el objetivo de ambas entidades es convertir a esta acción formativa en un referente internacional en el uso sostenible de la agricultura y en la promoción de una alimentación saludable basada en la dieta mediterránea.

La Cátedra se encontrará adscrita al Vicerrectorado de Investigación e Innovación de la Universidad de Almería y contará con un doble emplazamiento, uno en el campus universitario almeriense y otro en Pulpí, localidad donde se ubica la central de Primaflor.