Empresas

El tractor T6 Methane Power de New Holland, cada vez más cerca

El tractor T6 Methane Power de New Holland, cada vez más cerca

El metano podría asumir cuotas de mercado aún sin explotar, un volumen adicional al de unidades diésel. Será algo que podremos ver en cinco años cuando el tractor T6 Methane Power entre en producción comercial, la primicia revelada por el equipo directivo de New Holland en el encuentro mantenido con la prensa internacional que arrancaba el pasado 10 de junio en Turín.

“La visión de New Holland de la agricultura del futuro pasa sin lugar a dudas por la sostenibilidad, es decir, la producción de alimentos sin dañar el medio ambiente. Y dentro de esta visión es fundamental la generación de fuentes de energía alternativa”, apuntaba Carlo Lambro, presidente de New Holland Agriculture, ante la prensa en Turín.

lambro (FILEminimizer)

Carlo Lambro, presidente de New Holland Agriculture.

En este contexto se enmarcan los distintos intentos realizados por la firma del grupo CNH Industrial por desarrollar tractores alimentados por fuentes diversas. Y si bien el tractor de hidrógeno sigue siendo un proyecto, en el que la marca asegura seguir trabajando aunque el coste actual de los componentes hacen económicamente inviable su producción comercial, el desarrollo del tractor de metano avanza imparable y va ya por un prototipo de segunda generación, que se encuentra trabajando en la Explotación Agrícola Energéticamente Independiente de New Holland, que se desarrolla de manera experimental en la finca La Bellotta, situada a las afueras de Turín (Italia).

 

El prototipo de segunda generación

El prototipo de segunda generación del T6 Methane Power se basa en un tractor estándar New Holland T6.175 y cuenta con un motor NEF de 6 cilindros, con 175 CV de potencia, desarrollado por FTP Industrial. “Esta es la primera diferencia evidente – subraya Riccardo Morselli, responsable de Innovación en Equipos Agrícolas de New Holland– frente al modelo anterior, cuyo desarrollo se basó sobre el T6.140 con una potencia de 136 CV”.

El tractor funciona con gas metano (o biometano) que se almacena en nueve cilindros distribuidos por el tractor y que tienen una capacidad total de 300 litros de metano comprimido, equivalente a unos 60 litros de diésel lo que dota al tractor de una autonomía de aproximadamente media jornada en actividades normales.

 

 

El T6 Methane Power cuenta también con un depósito adicional de 15 litros que proporciona combustible de reserva en caso de necesidad. Los depósitos se han integrado perfectamente en el diseño total y el tractor conserva la misma visibilidad y distancia al suelo que los modelos estándar. En los lastres delantero y trasero o con un implemento podría transportarse también combustible adicional.

El tractor de metano tiene un par motor y una curva de potencia muy parecida a la de un motor diésel pero además presenta muchísimas ventajas, algunas de ellas tan evidentes como que hace mucho menos ruido o que la sensación de confort al volante es absoluta al tener muchas menos vibraciones que un tractor diésel, algo que pudimos comprobar durante la visita a La Bellotta.

La tecnología de propulsión por metano ofrece grandes beneficios medioambientales, por ejemplo, un 80% menos de emisiones de CO2 que un motor diésel estándar. El catalizador de tres vías del tractor garantiza la conformidad total con la norma Tier 4B sin necesidad de recurrir a sistemas postratamiento adicionales. En lo que a construcción se refiere, cabe destacar también que el nuevo motor es estructural, lo que significa que se podría intercambiar por un motor diésel.

la bellota_expo_nh 019 (FILEminimizer)

Riccardo Morselli, responsable de Innovación en Equipos Agrícolas de New Holland

Otro elemento fundamental es el ahorro en combustible. Según explicó Morselli actualmente en muchos países el metano se encuentra a un precio inferior que el diésel pero además los agricultores pueden producir su propio biogas.

En función del coste del diésel, el metano y el biometano, New Holland estima que el ahorro de combustible (aún considerando que el motor de metano consume aproximadamente un 10% más de combustible que su homólogo en diésel) se puede ahorrar entre el 25% y el 40% de los costes en comparación con los combustibles convencionales (estimando un precio para el metano agrícola similar al metano industrial). Es más, suponiéndole al metano las mismas subvenciones que hoy se aplican a la generación de energía eléctrica el ahorro podría alcanzar el 55%.