Agrialgae_Sup

Actualidad

La simbiosis abre nuevas posibilidades para el cultivo de arroz más sostenible

La simbiosis abre nuevas posibilidades para el cultivo de arroz más sostenible

Un nuevo trabajo liderado por investigadores del Centro de Investigación Agrigenómica (CRAG) y del IRTA han revelado que las plantas de arroz en simbiosis con hongos micorriza arbuscular presentan un mayor crecimiento, productividad y resistencia a la devastadora pyriculariosis, abriendo nuevas posibilidades para mejorar el rendimiento de los arrozales y reducir el uso de fungicidas.

Tradicionalmente, se pensaba que las plantas crecidas en ambientes acuáticos tales como el arroz, que se cultiva, principalmente, en campos inundados, no hacían simbiosis con las micorrizas arbusculares.

En la actualidad, varios estudios han demostrado que esta asociación sí se da, y la nueva investigación dirigida por Sonia Campo, investigadora postdoctoral en el CRAG, demuestra que la simbiosis entre micorriza y arroz puede aumentar el rendimiento de los arrozales cultivados en agua.

Como parte del proyecto europeo GreenRice, que busca desarrollar un sistema de cultivo de arroz más sostenible, el equipo investigador estudió el efecto de la simbiosis en doce variedades de arroz muy extendidas en Europa.

En condiciones de invernadero, las plantas de arroz se inocularon con dos especies diferentes de micorriza, y se demostró que la gran mayoría de variedades crecían más después del tratamiento.

Paralelamente, también se ha investigado la resistencia de las plantas inoculadas a la enfermedad del arroz más temida, la pyriculariosis, causada por el hongo patógeno Magnaporthe oryzae.

“Después de inocular las plantas y de someterlas al hongo patógeno, observamos que en general la simbiosis protegía las plantas de la infección. Sin embargo, en la variedad Maratelli, que es muy susceptible a la enfermedad, la inoculación tuvo un efecto negativo. Estos resultados nos indican que la simbiosis tiene un gran potencial para mejorar la resistencia del arroz, pero sus efectos se evaluarán caso por caso en función de las diferentes variedades”, ha explicado Sonia Campo, responsable del proyecto y primera autora del artículo.

Por otro lado, se han hecho experimentos en sistemas de cultivo convendionales liderados por dos investigadoras del IRTA, Mar Catalán y Maite Martínez.

Concretamente, se llevó a cabo en los arrozales de la Estación Experimental del Ebro, en los que se ha podido observar que la inoculación del hongo mejoraba hasta un 40% la productividad de las plantas, principalmente debido al aumento del número de panículas que contienen los granos de arroz.

Este incremento sustancial del rendimiento demuestra que la simbiosis es funcional en condiciones de inundación, y también evidencia que la inoculación con micorriza arbuscular es una estrategia prometedora que se podría implementar en los campos.

“Nuestros resultados plantean una alternativa a la utilización de fertilizantes y pesticidas, el uso excesivo de los que ha generado problemas ambientales en muchas áreas de cultivo de arroz”, ha explicado Campo.