Actualidad

Xylella fastidiosa, una de las preocupaciones principales del sector olivarero andaluz

Xylella fastidiosa, una de las preocupaciones principales del sector olivarero andaluz

Xylella fastidiosa ha sido la protagonista de la jornada celebrada en Antequera por Cajamar y Dcoop donde especialistas han compartido sus últimas investigaciones con más de 200 técnicos y profesionales de toda Andalucía para combatir la bacteria, una de las fuentes más importantes de preocupación en el sector.

María Milagros López, investigadora del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) y responsable del laboratorio Nacional de Referencia de Bacterias Fitopatógenas ha explicado que esta bacteria provoca enfermedades de gran importancia económica en cultivos como la vid (enfermedad de Pierce), cítricos (clorosis variegada) y frutales como el melocotonero y el almendro (escaldado) en otros países y presenta una de las amenazas más potenciales para el olivo en España.

En Italia, Xylella fastidiosa ha afectado a más de 20.000 hectáreas con el síndrome del decaimiento rápido del olivo, que afecta al xilema de la planta impidiendo el paso del agua y sales minerales, lo que en casos muy graves puede desembocar en la muerte del árbol. La bacteria tiene capacidad para infectar más de 300 huéspedes y existen numerosos vectores, insectos cicadélidos y cercópidos que pueden transmitir la enfermedad.

Según un informe elaborado por la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EUFSA), el riesgo de entrada, establecimiento y dispersión de la enfermedad en Europa es muy elevado, siendo la principal vía de entrada de la bacteria el material infectado procedente de zonas donde la enfermedad está presente.

 

Diagnóstico y medidas de control

Blanca Landa, vicedirectora de IAS-CSIC Córdoba, ha aclarado que el diagnóstico de la enfermedad sólo es posible en laboratorio con técnicas de aislamiento, hibridaciones y otras técnicas basadas en la PCR y secuenciación, y aseguró que ya están preparados para detectar la presencia de la bacteria. En cuanto a las medidas de control, la principal y más eficaz es la exclusión: tomar medidas para que la enfermedad no entre en el país. En este sentido, la Unión Europea ha puesto en marcha controles y medidas restrictivas para evitar la entrada y propagación de Xylella fastidiosa en Europa.

Si la enfermedad llegase a España, su erradicación vendría ligada a la eliminación de las posibles fuentes de inóculo, así como de tratamientos plaguicidas para los vectores, aunque esta medida sólo es efectiva si es inmediata y el foco es mínimo. Además, prácticas como la poda de ramas afectadas y la aplicación de fitosanitarios contra los vectores pueden reducir la fuente de inóculo. Una vez reducida la bacteria, sólo es posible el cultivo con variedades resistentes, que en España todavía están por localizar.

La estrategia andaluza contra la bacteria

Ricardo Alarcón, jefe del Servicio de Sanidad Vegetal de la Junta de Andalucía, presentó la “Estrategia andaluza de lucha contra Xylella fastidiosa, que contempla un plan de acción con medidas de vigilancia y prospección focalizadas en viveros, explotaciones de vid, cítricos y olivar, planta ornamental y centros logísticos, con el objetivo también de erradicar los viveros ilegales. Así mismo, se llevarán a cabo actividades de investigación, difusión y transferencia de información, y se creará una comisión de expertos de universidades y otros centros de investigación que dará apoyo científico y técnico en la toma de decisiones.

 

(Visited 194 times, 1 visits today)