SAF’20 9-24/9

Actualidad

AgroBioHeat promueve el uso eficiente de la agrobiomasa para obtener energía

AgroBioHeat promueve el uso eficiente de la agrobiomasa para obtener energía

El proyecto europeo AgroBioHeat ha ofrecido datos del enorme potencial de los sarmientos como biocombustible en el continente europeo y ha mostrado algunos casos de éxito en Europa.

Lo ha hecho en una jornada demostrativa en el municipio barcelonés de Vilafranca del Penedès, a la que han asistido empresas, bodegas y agentes de desarrollo rural españoles y europeos donde la superficie de viñedo es importante.

Manolis Karampinis, investigador del Centre for Research and Technology Hellas y coordinador del proyecto Agrobioheat, ha explicado que “Vilafranca ha sido elegida como sede de la tercera reunión de trabajo y de estas jornadas informativas por ser una zona referente a nivel europeo en la valorización energética de los sarmientos”.

Este encuentro, que se celebró el pasado mes de febrero, ha estado organizado por el Centro de Investigación y Tecnología de Grecia (Centre for Research and Technology Hellas (CERTH)) y la Asociación Española de Biomasa (Avebiom), junto con la representación en España de la Fundación Circe.

El proyecto está financiado a través del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea en virtud del Acuerdo de subvención no 818369. Su objetivo final es lograr un despliegue masivo de sistemas mejorados de generación de calor con agrobiomasa en Europa.

Actualmente, el proyecto busca activamente iniciativas para proporcionar soporte técnico y contribuir a su implementación exitosa. La agrobiomasa es un abundante recurso autóctono, infrautilizado para usos energéticos. Su uso eficiente puede contribuir a alcanzar los objetivos europeos de Energía y Clima, al tiempo que promueve el desarrollo rural y la economía circular.

 

Cómo aprovecha Vilafranca la energía de los sarmientos

El Ayuntamiento utiliza las podas de los viñedos, de donde se obtiene el afamado vino del Penedès, para alimentar una caldera de biomasa que abastece a una red de calor municipal en el distrito de “La Girada”.

Esta red calienta varias instalaciones municipales desde 2018. En la actualidad, la Empresa Municipal d’Aigües de Vilafranca (EMAVSA) se encarga de la gestión de la red de calor.

Jordi Cuyàs, consejero en EMAVSA, ha explicado que “nuestra empresa transforma en calor útil para los ciudadanos un producto que antes se desechaba. Además, lo hacemos a un precio inferior al del gas”. Cuyàs fue también el promotor del proyecto VinyesxCalor, gracias al cual el municipio barcelonés comenzó a valorizar los sarmientos.

El aprovisionamiento de sarmiento a la red de calor lo realiza la cooperativa vitivinícola “La Granada” que, entre otros servicios a los agricultores asociados, ofrece el de recoger la poda de las viñas por un coste inferior al de realizarlo de manera individual.

La red de calor de “La Girada” cuenta con una caldera de biomasa Heizomat de 500 kW alimentada exclusivamente por sarmientos para proporcionar energía térmica a los edificios públicos conectados.

Albert Casas, técnico de la empresa instaladora ISVED, ha explicado que el equipo está diseñado de serie para utilizar biocombustibles diversos y solo requiere ajustar su funcionamiento a la agrobiomasa concreta, en este caso, el sarmiento.

La caldera cuenta con una gran cámara de combustión, capaz de trabajar con biomasas de baja densidad que generen altos contenidos de ceniza –hasta ocho veces superior al generado por combustibles de origen forestal– y puedan contener impropios con cierta facilidad, como piedras, arena, etc. Las emisiones se encuentran dentro de los límites legales actuales.

En la recogida mecanizada, el tractor recogedor-triturador demostró cómo levanta los sarmientos dispuestos en líneas a lo largo de la explotación evitando en gran medida arrastrar piedras o arena. Los tritura según avanza y al finalizar descarga el material triturado a un camión.

Laura Carbó, técnica de Medioambiente del Ayuntamiento de Vilafranca, ha declarado que “la comarca tiene un enorme potencial, con una producción de sarmiento que oscila entre 600 y 800 kg/ha. De momento, solo necesitan recoger 400 ha al año, pero el objetivo es seguir instalando más calderas y actuar en más superficie”.