Webinar olivar 22/abril MB 900*96

Actualidad

Prácticas agrarias en ecológico para la recuperación del Mar Menor

Prácticas agrarias en ecológico para la recuperación del Mar Menor

La Sociedad Española de Agricultura Ecológica y Agroecología (SEAE) ha puesto en marcha Cultiveco, un proyecto para recuperar el ecosistema del Mar Menor a través de buenas prácticas agrarias en ecológico.

“Cultivando la transición agroecológica en el Mar Menor a través de buenas prácticas agrarias en producción ecológica para la restauración del ecosistema”, es el nombre completo de este proyecto que acaba de tomar forma gracias a la SEAE, el CSIC, Universidad Politécnica de Cartagena, la Fundación para la Investigación del Clima y Adea-Asaja Murcia.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, acaba de dar sus primeros pasos en una reunión inicial de todas las entidades que conforman el consorcio. En esta primera toma de contacto, se han establecido los próximos pasos a realizar por cada una de las entidades.

El objetivo final de Cultiveco consiste en reducir el impacto de la actividad agraria en la cuenca vertiente del Mar Menor, a través de proyectos piloto que apliquen y fomenten buenas prácticas basadas en la naturaleza y la conversión a la producción ecológica. Por esto, una de las primeras acciones del proyecto consiste en identificar a agricultores ecológicos de referencia que con su experiencia puedan inspirar e iluminar a otros agricultores a realizar esta conversión. Lo que han denominado ‘fincas faro’.

Asimismo, se va a establecer una red de fincas piloto con todos aquellos agricultores que decidan convertir su producción a ecológico. En este sentido, Cultiveco ofrecerá formación, talleres prácticos y demostrativos en fincas agrarias, asesoramiento técnico, acompañamiento en la conversión, un manual, etc. para facilitar la conversión de alrededor de 120 hectáreas.

Uno de los puntos relevantes del proyecto consiste en la monitorización y el seguimiento a algunas de las fincas participantes. Por ejemplo, “se monitoreará el suelo, agua, biodiversidad, etc. desde el inicio del proyecto para comprobar así el impacto de la aplicación de las prácticas en ecológico durante tres años”.

Además, de la mano de la Fundación para la Investigación del Clima, se recopilarán escenarios de clima futuro a escala local para traducirlos a información agroclimática de utilidad para la toma de decisiones de los agricultores.

Helena Cifre, coordinadora de la SEAE, ha destacado el cariz pionero de este es un proyecto, «ya que en tres años permitirá conocer, con base científico-técnica, cuál es el impacto de la producción ecológica en las fincas piloto. Además de un reto, supone una gran apuesta para la restauración de ecosistemas en un espacio degradado como es el Mar Menor”.

Además, ha recalcado la necesidad de explorar las sinergias con los distintos proyectos estratégicos e innovadores para avanzar en la transición agroecológica: “Tenemos mucha ilusión y ganas de comenzar a tejer esa red de personas, fincas y acciones que contribuirán a impulsar la transición agroecológica de la actividad agraria en la cuenca vertiente del Mar Menor”.