Comunidad

Primaflor, control integral desde la semilla hasta la comercialización

Primaflor, control integral desde la semilla hasta la comercialización

Más de 40 años son sinónimo cultivo hortofrutícola con la última tecnología, la máxima calidad y la máxima frescura en el paladar del consumidor. Es una empresa familiar pero volcada en la industrialización del sector primario, con el control total de sus procesos, desde la semilla hasta la comercialización, con un enfoque sostenible hacia el medio ambiente, con el ahorro de agua e insumos agrícolas en el punto de mira. Se realizan prácticas destinadas a reducir la huella de carbono de su actividad. Unas 6.400 hectáreas de producción están principalmente dedicadas a hortalizas de hoja, entre las que destacan las destinadas a la lechuga iceberg y la lechuga baby, además de vegetales orientales, brotes tiernos y la producción de ensaladas preparadas.

En los últimos tiempos, empresas familiares como Primaflor ha acometido la reestructuración para seguir a la vanguardia. “A pesar de ello, hemos considerado que la inversión en infraestructuras de cultivo y la investigación en los sistemas de producción son los pilares necesarios para continuar garantizando un producto y servicio de calidad. Para nosotros, actuar con responsabilidad económica, medioambiental y social forma parte de nuestro pasado, de nuestro presente y de nuestros planes futuros”, según Cecilio Peregrín, director corporativo y Marketing. Este proyecto no es a corto plazo, sino integrado en su estrategia de crecimiento y desarrollo. Basta con visitar los campos de cultivo, las instalaciones bajo abrigo y de procesamiento y distribución. Todos los procesos están sometido a control, de la semilla a la venta.

Campos de cultivo de hortaliza de hoja en Almería

Sostenibles en medio rural y entorno natural

Primaflor da trabajo directo a más de 2.000 personas. Cultiva unas 6.400 hectáreas de cultivo, ubicadas en su mayor parte en Pulpí (Almería), pero hay otros siete casi con el don de la ubicuidad y variedad climática: León, Cartagena, Águilas, Baza, Granada, y Bedford y Elveden en Reino Unido. La consecuencia es la producción continua durante todo el año. Son 95 fincas, transformadas y acondicionadas a través de proyectos diseñados específicamente para mejorar su eficiencia y su respeto al medio ambiente.

“Nuestra política de I+D+i es el compromiso que garantiza nuestra calidad. Creemos en la investigación como base del conocimiento. Ensayamos más de 200 variedades de cultivo y trabajamos constantemente junto a las mejores universidades para cultivar productos que enriquezcan nuestra alimentación de manera saludable”, comenta.

 

Cultivos al aire libre en suelo de hortalizas de hoja

Las hectáreas de producción, tanto en suelo como en hidropónico, están principalmente dedicadas a hortalizas de hoja, entre las que destacan las destinadas a la lechuga iceberg, unas 2.400, y la lechuga baby, unas 500. También producen vegetales orientales, brotes tiernos y la producción de ensaladas preparadas. Producen unas 15.000 toneladas al año.

Un punto de inflexión en la producción es el sistema de riego. Las instalaciones disponen de una red de tuberías y embalses suficientes para garantizar la disponibilidad de agua de cada finca. En total, cuenta con 62 embalses, que suponen más de 1.363.400 m3 de capacidad de agua embalsada y unos 152 cabezales de riego de alta tecnología, que permiten controlar el riego con la máxima eficiencia. Además, el sistema de riego por goteo enterrado de bajo caudal y alta densidad, con tuberías porta goteros autocompensantes, permite longitudes de hasta 200 metros, lo que facilita la mecanización de los cultivos.

 

Cultivos móviles en invernaderos de Pulpí

 

Cultivos móviles

Ya hace años Primaflor y New Growing Systems desarrollaron un nuevo sistema de cultivo móvil en Pulpí (Almería) bajo abrigo. Se siembran la verdura asiática Pack Choi y brotes baby leaf en unas bandejas multibanda. Hay que olvidarse del suelo. Mediante un sistema de transporte automático, el cultivo se desplaza desde que siembra hasta que se cosecha. El resultado es que optimiza el espacio del invernadero con el objetivo de multiplicar por cuatro la producción.

Estamos en plena recolección. Las bandejas de los brotes baby leaf se dirigen rápidamente al área del corte de siega. Cuando este concluye, la planta retorna al comienzo de ciclo para volver a desarrollarse en la misma bandeja. Así se pueden completar hasta tres o cinco ciclos. Todo depende de la variedad. Parámetros de humedad, aire y temperatura se regulan automáticamente dentro de los invernaderos para mantener las condiciones idóneas del cultivo.

 

Cultivos sin suelo

 

Cultivo hidropónico

Los cultivos hidropónicos están al aire libre y en invernadero. Está basado en el empleo de disoluciones minerales en lugar de suelo agrícola. La solución nutritiva reduce los consumos de agua un 50% y fertilizantes un 20%. ¿Otras ventajas? Permanecer al margen de las limitaciones meteorológicas, se evitan desinfectar el suelo, por lo que se disminuye el uso de fitosanitarios. También se gana en calidad final de las hortalizas de hoja con menos daños y mayor vida útil.

Este sistema facilita la economía circular de agua y nutrientes que no consume la planta, Se recicla y se reutiliza más tarde mediante un circuito cerrado. Dentro del compromiso con el medio ambiente, todos los residuos en Primaflor se segregan y gestionan en función de su tipo y destino, sean por ejemplo, orgánicos y envases de productos químicos o de envases contaminados.

 

Instalaciones de procesado en Almería

 

Centros de procesado

Se pueden contar cinco plantas de distribución y procesado de ensaladas y vegetales frescos, lavados, cortados y listos para consumir. Son dos en Pulpí, Las Canalejas (Almería), Villarejo de Órbigo (León) y Londres (Gran Bretaña). El 60%-70% va a mercado interior y el resto a exportación, con Reino Unido, Francia, Holanda y Alemania como principales países importadores. Primaflor tiene en el retail un 60% de cuota, el food service representa un 10% y el resto a otros procesadores de IV gama en el extranjero.

También hay mercado para sus hortalizas en Golfo Pérsico y Canadá. La garantía ante los mercados se avala con certificaciones ISO9001:2008, BRC, Guía BPP IV Gama, IFS (Food Defense / Security Chain), Tesco Nurture, Field to Fork, Leaf Marque, Globalgap (GRASP) y QS, implantada la ISO14001:2015 y calculada la huella de carbono.

Recorremos las instalaciones de Pulpí, que están destinadas a la manipulación y envasado principalmente de lechugas iceberg y baby, con una pequeña parte destinada a productos de confección de bajo volumen. Visitamos dos vacuums cooling con capacidad para pre-enfriar 40 pallets cada ciclo. La instalación frigorífica está compuesta por una serie de cámaras con una potencia instalada de 1.500.000 frig/h. En la misma provincia, la instalación de Canalejas está destinada al procesado y almacenamiento de ensaladas preparadas y listas para consumir. Consta de un total de 7 líneas de lavado y 15 de envasado de productos en bolsas y bandejas. Además, está refrigerada mediante dos centrales con capacidad total instalada de 4.763.540 frig/h.

Para potenciar el área de ensaladas y el desarrollo de nuevas líneas de negocio con productos de mayor valor añadido, “es imprescindible desarrollar los recursos disponibles, en especial el equipo humano, y mantener nuestra política de trabajo responsable con las personas y con el medio ambiente”, concluye Peregrín. Primaflor se ha adherido al pacto Mundial de declaraciones de Naciones Unidas en materia de derechos humanos, trabajo y medio ambiente.

 

Ensaladas preparadas y tipo snack

 

Otra vuelta de tuerca al gusto del consumidor

Si Primaflor se orienta especialmente a cultivar hortalizas frescas y distintas variedades de lechugas, en los últimos años lleva soportando un gran esfuerzo en I+D para desarrollar productos vegetales que se adaptan a nuevos estilos de vida saludables de los consumidores. “Más del 27% de ellos están dispuestos a incluir quinoa en su dieta como fuente de salud”, según fuentes de Primaflor.

Así, han lanzado un nuevo formato de ensaladas listas para consumir, un formato snack. La base son lechugas baby y baby leaf. En el caso de la ensalada de quinoa, incorpora hortalizas cosecha propia: escarola rizada, radicchio, canónigos, uno de los brotes más demandados. Esta oferta se enriquece con otros ingredientes como proteína animal con bajas grasas (pavo) y toques sabrosos de queso y fruta, “que consiguen, sobre todo, un plato muy completo que aporta todos los nutrientes en una sola elaboración”, señala Ana Mª Roca, doctora en Medicina, Diplomada y Máster en Nutrición.

La frescura de los brotes de lechuga roja y verde, y los canónigos componen otros productos saludables y equilibrados que ofrece Primaflor al nuevo consumidor de estilo de vida acelerado. Son unos productos que no pierden calidad ni sabor en el proceso, gracias a su apuesta por la innovación agroalimentaria basada en la inversión en tecnología sostenible y en la investigación de productos adaptados a los hábitos de consumo del momento.

(Visited 319 times, 1 visits today)