Recambio agrícola y accesorios MB 900*96 22-28/11

I+D+i

Poda y recolección mecanizada en el olivar superintensivo

Poda y recolección mecanizada en el olivar superintensivo

El vertiginoso aumento de la superficie de olivar superintensivo u olivar en seto que ha habido en España y Portugal en los últimos años ha provocado un desarrollo de máquinas específicas destinadas a realizar determinadas labores en ese tipo de cultivo. En este artículo se resumen las principales opciones que se pueden encontrar en el mercado, tanto en maquinaria para poda como para la recolección.

Jacinto Gil Sierra. Doctor Ingeniero Agrónomo.

La razón principal que motivó que algunos empresarios agrícolas hicieran las primeras plantaciones de olivar en seto fue la posibilidad de utilizar las máquinas de vendimiar existentes entonces (hace veinte años) para cosechar las aceitunas. El éxito hizo que la superficie plantada aumentara rápidamente y que los fabricantes diseñaran máquinas específicas para esas plantaciones a partir de otras semejantes que eran utilizadas en viñedo y en olivar tradicional.

La necesidad de mantener los árboles de las plantaciones en seto con reducidas dimensiones ha llevado a desarrollar máquinas de poda, mientras que para la recolección se han diseñado modelos específicos con algunas características diferentes de las máquinas utilizadas en la vendimia. Por tanto, además de emplearse máquinas comunes a otros cultivos para labores de eliminación de hierbas, abonado o tratamientos fitosanitarios regulándolas adecuadamente, las de poda y recolección son específicas de los olivares superintensivos.

Poda

La poda, además del tradicional beneficio de renovar las ramas y mejorar la producción, reduce el riesgo de sombreo y mantiene los árboles con el tamaño adecuado para el paso de las cosechadoras, por lo que es fundamental actuar sobre los laterales del seto y sobre su altura para mantener un grosor y una altura adecuados. También es necesario eliminar las ramas más bajas debido a su menor productividad, a que obstaculizarían los tratamientos herbicidas en las filas de plantas y a que a las cosechadoras les sería difícil trabajar por debajo de ellas para recoger las aceitunas derribadas. Suele ser necesario podar a partir del tercer año.

Poda de rebaje y lateral
Para la poda de rebaje y lateral se dispone de barras de discos rotativos y de barras rectilíneas con cuchillas triangulares parecidas a las barras de siega de cereales.

Las barras de discos rotativos fueron desarrolladas para la poda de olivar tradicional, cítricos y otros frutales de buen tamaño, pero pueden utilizarse también en olivares superintensivos si es la máquina de la que se dispone; en este caso puede bastar con barras de cuatro o cinco discos. Los discos de bordes con dientes de sierra pueden sustituirse por discos con cuchillas, que son más adecuados para cortar ramas finas de hasta 13 mm de diámetro. Los discos están situados en el brazo final de un conjunto de barras articuladas dotadas de cilindros hidráulicos para variar su altura e inclinación, de modo que el corte puede hacerse estando los discos en posición horizontal, vertical o inclinada a diversas alturas respecto al terreno y hacia el lado derecho o izquierdo del tractor.

01 (FILEminimizer)

Barra de poda de cuchillas triangulares rebajando la altura de un seto de olivar.

El movimiento de giro de cada disco se consigue con un motor hidráulico; como la demanda de aceite para el funcionamiento es alta, en vez de conectarse al circuito hidráulico del tractor llevan su propia central hidráulica con bomba que será accionada por la toma de fuerza. Se maneja con mandos eléctricos agrupados en una caja que se introduce en la cabina del tractor, cuyo accionamiento envía aceite a los cilindros de posicionamiento y a los motores que hacen girar los discos.

El conjunto puede acoplarse al extremo delantero del tractor, a los brazos de una pala cargadora o al enganche de tres puntos traseros, pero incluso en este último caso el brazo que contiene los discos va dirigido hacia adelante para que el tractorista tenga buena visibilidad del trabajo que está realizando. La bomba y el depósito de aceite van tras el tractor en todos los casos. En el mercado también hay modelos con dos barras de discos, de modo que en cada pasada se pueda trabajar simultáneamente sobre las dos filas de olivos por cuya calle circula el tractor.

Las barras rectilíneas de cuchillas triangulares con movimiento alternativo compiten con las de discos circulares para hacer la poda lateral y superior. Se empezaron a construir hace ya bastantes años para utilizarlas en las podas del viñedo en primavera que eliminan los extremos de los sarmientos demasiado vigorosos, y modelos parecidos ya existen para el olivar en seto.
Como en el caso de las barras de discos rotativos, se pueden montar en varios lugares del tractor y un conjunto de cilindros hidráulicos posicionan la barra de cuchillas triangulares para hacer el corte con la altura e inclinación deseada.

La poda de rebaje, ya sea con barra de discos rotativos o con barra rectilínea de cuchillas triangulares que pasan en posición horizontal sobre la fila de árboles, se realiza a una altura entre 2,5 y 2,7 m sobre el suelo. La mejor época es en febrero. La poda lateral suele realizarse sobre una cara del seto cada año, manteniendo la otra sin tocar para asegurar la producción, o una cara cada dos años dependiendo del vigor de los árboles. Algunos años esta poda lateral suele hacerse a mano si son pocas las ramas de grandes dimensiones dirigidas hacia las calles. El objetivo es mantener un grosor de seto máximo de 1 a 1,2 m adecuado para la máquina de recolección.

En algunos olivares superintensivos ha sido necesario al cabo de algunos años hacer un entresaque, cortando algunas plantas con motosierra.

 

Máquinas recortadoras de bajos

Para las ramas bajeras se han diseñado las máquinas recortadoras de bajos, que están también constituidas por cuchillas triangulares colocadas a lo largo de la barra. El equipo se monta en la parte frontal del tractor, y la barra de corte queda delante de una de las ruedas delanteras. La central hidráulica con bomba y depósito se coloca detrás para accionarla a través de la toma de fuerza.

Inmediatamente delante de la barra de corte va un palpador que al chocar con los troncos cierra un contacto eléctrico que hace que la barra se retire hacia el centro de la calle para esquivar el tronco, funcionando de igual modo que con los aperos que labran la banda de terreno entre tronco y tronco para eliminar las malas hierbas.

02 (FILEminimizer)

Recortadora de bajeras con el palpador delante de la barra de poda.

Al seguir avanzando el tractor y rebasar el tronco, la barra vuelve a dirigirse hacia la línea de plantas. Existe la posibilidad de regular la sensibilidad del palpador de modo que active la retirada de la barra de corte solo cuando con quien choca sea con un tronco y no contra una rama.

Si el seto no tiene mucho espesor se pueden recortar todas las bajeras de la fila de árboles pasando por un solo lado. Los modelos comerciales tienen barra de corte desde 1 hasta 2 metros de longitud para conseguir con las más largas recortar todos los bajos desde un solo lado de la fila de olivos.

La altura mínima de la barra sobre el suelo estando en posición horizontal es 0,2 m, siendo esa la altura mínima a la que se cortarán las bajeras, aunque se suele pasar a 50 o 60 cm sobre el suelo.

Igual que ocurre con las barras de discos rotativos, también se ofrecen modelos con dos barras de cuchillas para recortar en una misma pasada los bajos de las dos filas de olivos situadas a cada lado de la calle por donde se desplaza el tractor.

Dado que el bastidor y la central hidráulica son comunes a otros aperos agrícolas que realizan su trabajo entre tronco y tronco y se retiran hacia el centro de la calle al detectar un obstáculo, los fabricantes de barras de corte para cortar las bajeras de los olivos en seto ofrecen como accesorios opcionales un cabezal para herbicida o un cabezal desbrozador para controlar por alguno de esos métodos las malas hierbas que crecen entre tronco y tronco, y un barredor de restos de poda para desplazar las ramas cortadas al centro de las calles, los cuales pueden sustituir a la barra de corte mediante una sencilla operación de desmontaje y montaje.

Recolección

El mayor desarrollo del sector de maquinaria para satisfacer las necesidades del olivar en seto han sido las cosechadoras de aceitunas que pasan sobre las filas de plantas. Después de los titubeos iniciales donde se utilizaban las vendimiadoras autopropulsadas, los tres grandes fabricantes de vendimiadoras (Gregoire, New Holland y Pellenc) han desarrollado modelos que anuncian como aptos para viñedo y olivar y otros exclusivos para olivar.

03 (FILEminimizer)

Vista delantera de la cosechadora de aceitunas arrastrada Pellenc CV 5045.

Además de las máquinas autopropulsadas, Pellenc (que fabrica también vendimiadoras arrastradas) introdujo hace dos años un modelo de cosechadora arrastrada por tractor estrecho específica para el olivar. Una de las tendencias es que las máquinas para el olivar tengan una altura más elevada y un túnel de recolección más ancho que las vendimiadoras para que puedan trabajar en setos cuyo porte sea mayor que el de las viñas en espaldera. Como las ramas más altas son flexibles, aunque tengan más altura que el extremo superior del túnel de recolección se pueden combar y entrar en él. Incluso se instalan cabezales de recolección con una zona sin cerrar por arriba, de modo que las ramas muy altas que la máquina ha forzado a combarse al empezar a pasar sobre ellas pueden enderezarse mientras están siendo sacudidas.

De algún modelo su fabricante afirma que puede cosechar olivos en seto de hasta 4,5 m de altura máxima aunque la altura máxima de los sacudidores está en torno a los 3 m cuando el bastidor se ha elevado al máximo respecto a las ruedas y el túnel de vendimia también se ha elevado respecto al resto del bastidor. Estas máquinas procedentes del sector de la viticultura tienen las típicas varillas sacudidoras arqueadas de las vendimiadoras, aunque su número es mucho mayor en las cosechadoras de aceitunas (de 21 a 26 pares según modelos) para sacudir la copa de los olivos en toda su altura.

El mayor número de varillas ha permitido que se pueda variar la amplitud del movimiento de cada una, de modo que las varillas de la parte alta tengan mayor amplitud que las de la parte baja para que la parte superior de los árboles, que es más elástica, sufra una sacudida mayor que optimice el derribo de aceitunas. Ha habido algunas innovaciones en el tipo de varilla respecto a las que instalan las vendimiadoras como es superponer varillas arqueadas y rectilíneas en el mismo túnel de recolección.

04 (FILEminimizer)

Combinación de varillas arquedas y rectilíneas en gran número en el túnel de recolección de una cosechadora de aceitunas.

La arquitectura de las cosechadoras de aceitunas es semejante a la de las vendimiadoras de las mismas marcas. Así por ejemplo, la cosechadora Braud 9090X, de New Holland, y la de Pellenc modelo Mavo tienen la cabina sobre la rueda delantera izquierda y el conductor puede observar la entrada del seto en el túnel de recolección a través del cristal lateral de la cabina.

La cabina de la cosechadora Gregoire G167 va situada en posición central sobre la parte delantera de la máquina, lo que hace que esté a mayor altura ya que la entrada al túnel de recolección queda debajo de la cabina; una ventana situada a los pies del conductor permite que éste vea la entrada de las plantas en el túnel de recolección. La visión de la entrada y el interior del túnel de recolección, ya sea de forma directa o mediante cámaras de video, es importante para que el conductor accione los mandos que ajustan la separación entre las varillas sacudidoras del lado derecho y las del lado izquierdo en función del espesor de la vegetación.

También incorporan tecnologías desarrolladas en cosechadoras de otros productos, como son las palancas multifunción y las pantallas táctiles que permiten acceder a todas las funciones importantes de la cosechadora. La Braud 9090X de New Holland tiene un monitor de color encima de la pantalla táctil donde se reciben las imágenes de dos cámaras que permiten al conductor visualizar el trabajo y funciones de la máquina. La Pellenc Mavo tiene instaladas de serie tres cámaras de color.

La transmisión hidrostática a las ruedas motrices proporciona prestaciones equivalentes o superiores a algunas que tienen los tractores y otros vehículos con transmisión mecánica. En algunos modelos se puede fijar la velocidad de trabajo y una simple pulsación en el mando de avance hace que la máquina recupere esa misma velocidad tras cada maniobra en la que hubiera habido que modificarla.

05 (FILEminimizer)

Cosechadora de aceitunas autopropulsada New Holland Braud 9090X.

El túnel de recolección no solo tiene dispositivos de centrado, como las vendimiadoras, para ir perfectamente a caballo sobre cada planta aunque el vehículo esté ligeramente desviado a derecha o izquierda. En las cosechadoras de aceituna se han añadido, en la parte inferior de la entrada del túnel de recolección, pequeñas varillas inclinadas que desvían hacia arriba las ramas muy bajas de los olivos; esas ramas quedan a mayor altura que el dispositivo de recepción para que las aceitunas derribadas puedan ser interceptadas y no se pierdan en el suelo.

La recepción de las aceitunas derribadas es, como en las vendimiadoras, en noria de cestillas flexibles (New Holland) o escamas imbricadas (las restantes marcas). En lo que ha habido alguna novedad es en el sistema de limpieza antes de que las aceitunas lleguen a la tolva de la máquina.

Dado el riesgo de que en los olivos se rompa alguna rama pequeña, la Pellenc Mavo incorpora en el extremo inferior trasero del túnel de recolección un extractor giratorio que las lanza fuera de la máquina y no acompañan a las aceitunas en su subida hacia las tolvas. Se mantienen los extractores que aspiran las hojas y las lanzan fuera de la máquina. En la Pellenc CV 5045 arrastrada se ha dispuesto un transportador de aceitunas neumático desde el fondo de la máquina hasta las tolvas; el aire que impulsa las aceitunas en ese transportador elimina las ramas y hojas, no siendo necesario ningún sistema de limpieza adicional.

06 (FILEminimizer)

Cosechadora de aceitunas autopropulsada Pellenc Mavo.

Aunque se procura que las tolvas estén en la posición más baja posible para mejorar la estabilidad, al descargar se elevan hasta que su boca de salida quede a más de 3 metros para vaciarlas sobre remolques o camiones de gran altura.

De algunos modelos se ofrecen versiones con dos tolvas, una a cada lado de la máquina, o de una tolva en un lado y un brazo de descarga en el otro, el cual permite enviar las aceitunas a un remolque que circule en paralelo en vez de cargar sobre sus tolvas.

La capacidad de las tolvas varía entre 3.000 litros la Pellenc arrastrada y los 3.600 hasta 5.000 litros (según modelos) en las autopropulsadas, la cual se reduce a la mitad si solo tienen una tolva en un lado y un brazo de descarga en el otro. Las tolvas ofrecidas de serie son de un acero más barato que el inoxidable con calidad alimentaria que tienen las vendimiadoras, pues en el caso de esas máquinas hay que cuidar que el abundante mosto que suelen soltar las uvas no adquiera aromas no deseados, en cambio las aceitunas no se rompen al cosecharlas y no hay riesgo de que suelten aceite dentro de las tolvas.

De las vendimiadoras también han heredado la disponibilidad para trabajar de noche que, en el caso de la uva, a veces es necesario para cosechar cuando la temperatura es más baja de modo que no empiece a fermentar el mosto desprendido de las uvas rotas.

En el caso del olivar el trabajo nocturno es conveniente para aumentar las horas de trabajo de cada jornada, algo importante en la época de recolección de la aceituna que son los días con menos horas de luz del año. Con el GPS de New Holland se pueden registrar las hileras trabajadas; éstas se muestran en la pantalla y el operario puede ver qué hileras quedan por recolectar. La Pellenc Mavo tiene iluminación en las teclas de la palanca multifunción para facilitar su identificación al trabajar de noche. La mayor iluminación con faros LED contribuye a facilitar el trabajo con poca luz natural.

Estas máquinas pueden recolectar una hectárea entre 2,5 y 3 horas con un conductor más uno o dos tractoristas que lleven uno o dos remolques donde descargue la cosechadora y los transporten hasta la almazara.

07 (FILEminimizer)

Cosechadora Gregoire G167 con brazo de descarga en el lado derecho y tolva en el izquierdo

Si la máquina no tiene brazo de descarga a remolque mientras cosecha, es importante que la longitud de las filas de olivos no sea tanta que su producción de aceituna supere la capacidad de la tolva, porque en cuanto las tolvas se llenen la máquina tendría que dejar de cosechar y seguir cabalgando sobre los olivos que aún no ha cosechado hasta salir a una cabecera donde poder descargar. Si existe ese riesgo, hay que dejar calles intermedias perpendiculares a las filas de plantas para descargar en ellas sobre remolque.

El principal riesgo de daños a los árboles está en los primeros de cada fila, donde puede provocar rotura de ramas de cierto grosor e incluso arranque de árboles si la máquina no se alinea bien al empezar a cabalgar sobre la fila.

Gregoire, además de los modelos con varillas sacudidoras arqueadas, ofrece el G10 de mayor tamaño donde el dispositivo de derribo son rotores con varillas radiales que van girando y sacudiendo los árboles con sus numerosos dedos, ese modelo es apto para trabajar en olivares con árboles de un tamaño algo mayor que los típicos superintensivos.

08 (FILEminimizer)

Cosechadora de aceitunas Gregoire G10 apta para trabajar en olivares de porte algo mayor que el superintensivo.

A cada lado del túnel de recolección hay cuatro rotores, unos sobre otros, cada uno de los cuales puede desplazarse a derecha o izquierda de modo automático para adaptarse al espesor de la vegetación. Cada rotor tiene varillas radiales y está dotado de dos movimientos, uno giratorio continuo y otro oscilatorio, de modo que las varillas se introducen en la vegetación, la agita y sale de ella según la máquina va avanzando.

Debido a su gran tamaño, las cuatro ruedas son directrices para reducir el radio de giro. Esta máquina está concebida para olivares superintensivos de porte relativamente grande o intensivos pequeños.

De igual modo que Gregoire ha desarrollado una máquina para esos tipos de olivares intermedios entre superintensivos e intensivos, el fabricante de la gigantesca Colossus tiene un modelo más pequeño de los anteriores llamado Colossus S (supongo que S significa Small, pequeño en inglés) para esos olivares intermedios cuyas calles tienen de 4 a 5 metros de anchura. Puede cosechar olivos con una anchura máxima de copa de 2,4 m. Respecto a los modelos más grandes tiene la novedad de que incorpora una tolva, lo que le permite trabajar unos minutos sin necesidad de tener un remolque en paralelo.