Cripthum MB 900*96 22-29/9

Herbáceos

Cripthum bioestimulante húmico, el cuidado integral del suelo

Cripthum bioestimulante húmico, el cuidado integral del suelo

El suelo es una de las variables más importante en la agricultura. Cuidarlo en todas sus facetas e incrementar su fertilidad es fundamental para el correcto desarrollo de los cultivos. Una de las mejores maneras de hacerlo es mediante los ácidos húmicos y fúlvicos, unas sustancias conocidas desde hace décadas por sus innumerables beneficios para los suelos.

Arvensis ha reinventado este cuidado a través de Cripthum, un bioestimulante húmico, con todas las ventajas de los ácidos y sin sus inconvenientes, gracias a una novedosa formulación desarrollada por el equipo I+D+I de Arvensis. Cripthum cuenta con un pH ácido y una microencapsulación de la sustancia activa que le confieren una gran efectividad.

El suelo es un ambiente complejo donde diversas disciplinas se enfrentan a su comprensión y cuidado como recurso esencial. De manera global, se puede apreciar cómo tras años de uso, los suelos tienen menos materia orgánica, mayor salinización o alcalinización, compactación, disminución de biomasa y perdida de estructura, y como consecuencia de todo esto se da una reducción en la fertilidad.

El concepto de calidad del suelo es de difícil definición, pero se puede centrar en dos de sus aspectos más esenciales, físico-químico y biológico. En su aspecto físico-químico tenemos el pH, la conductividad eléctrica, los nutrientes y la estructura. Respecto a la biología del suelo se sabe que está directamente relacionada con la fertilidad del mismo (Trujillo et al., 2018).

La fitobiota del suelo es una de sus partes más fundamentales, los microrganismos forman un complejo ecosistema con múltiples interacciones entre las plantas y ellos. Estas interacciones son claves para la adquisición de nutrientes, la supresión de enfermedades y la resistencia al estrés (Ikeda et al., 2010).

 

Ácidos húmicos y fúlvicos

Se tiene constancia de que los ácidos húmicos y fúlvicos influyen directamente en la fertilidad del suelo, ya que se trata de complejas moléculas orgánicas provenientes de la descomposición de materia orgánica. Pero ¿cómo contribuyen a esa fertilidad?

Estos ácidos tienen diversas ventajas para el campo, por un lado, evitan la compactación de la tierra, lo que favorece el intercambio de nutrientes planta-suelo, aumenta la retención de agua y mejora la conductividad eléctrica (con el consecuente incremento de aporte de nutrientes y su almacenamiento). Por otro lado, estas moléculas también favorecen la microbiota presente en el suelo y estimulan su desarrollo (Melo-López, 2006).

Esta estimulación surge por el aporte de carbono al suelo, lo que incrementa la actividad enzimática. Por último, los radicales libres de las sustancias húmicas ayudan a la descomposición de algunos plaguicidas y otros contaminantes comunes (Oliver-Albert, 2009).

Pero no son solo beneficiosos para el suelo, también tienen llamativos efectos sobre la planta como un efecto bioestimulante en la germinación de las semillas. Pero el más importante es el que sucede en las raíces, las sustancias húmicas aumentan la densidad radicular, la generación de pelos radiculares y aumentan la permeabilidad de la membrana plasmática radicular, lo que facilita la asimilación de nutrientes por parte de la planta (Oliver-Albert, 2009).

Los ácidos húmicos y fúlvicos son sustancias que presentan un gran potencial en el cuidado de los suelos dedicados a la agricultura, mejoran el balance nutricional de las plantas y reducen la aplicación de fertilizantes. Pero a pesar de sus grandes ventajas, muestran un importante inconveniente, su pH. Al tener un pH alcalino son incompatibles con la aplicación de muchos fertilizantes y tienen un pH muy superior al optimo del campo.

 

Cripthum

Con todo esto en mente, desde Arvensis han desarrollado Cripthum, buscando un cuidado integral del suelo, tanto de su parte físico-química como de su parte microbiológica. Cripthum tiene una especial formulación gracias a la cual aporta ácidos húmicos y fúlvicos en una altísima concentración (51% p/v) con la importante ventaja de que su pH no daña el suelo al ser ácido (pH 3-4).

Las plantas tienen un pH óptimo entre 5-6, cuando el pH es superior se producen dificultades en la absorción de nutrientes. Además, los pH superiores provocan precipitación de las sustancias disueltas en el agua, lo que puede entorpecer el aprovechamiento de otros fertilizantes.

Las características de este bioestimulante para el cuidado del suelo son las siguientes:

  • Producto natural (certificado para su uso en agricultura ecológica UE y NOP por
    CAAE) y soluble 100%.
  •  Enmienda húmica de elevada riqueza (51% p/v).
  • Compatible con productos nutricionales además de disminuir el pH de los caldos
    potenciando su efecto, gracias a su pH ácido.
  • Producto microencapsulado (80% de las partículas son menores de 4 μm) esto
    proporciona una gran uniformidad en el reparto del producto, aporta estabilidad
    en las mezclas y evita la degradación.
  • Estructurador de suelos y estimulante del desarrollo radicular.
  • Desbloquea la absorción de nutrientes y aumenta la capacidad de intercambio
    catiónico.
  • Incrementa la diversidad y actividad microbiana en el suelo.

Todas estas características se traducen en primer lugar una mejor condición del suelo y de la raíz de la planta. Como podemos ver en la figura 1, la aplicación de Cripthum incrementa hasta en un 30% el desarrollo radicular en comparación con el control. Este desarrollo es fundamental para aumentar la absorción de nutrientes por parte de la planta y para mejorar la resistencia al estrés.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 1. Comparación tras 37 días entre las raíces del control y unas a las que se les aplico Cripthum a razón de 2L/ha. El cultivo es Café Conilon.

Por otra parte, todo esto influye en la planta, que se encuentra con un gran aporte nutricional, una diversa y activa fitobiota y un suelo adecuado para su desarrollo. Debido a esto, su productividad se incrementa, como podemos ver en la figura 2, hay un incremento de productividad en diversos cultivos como son tomate, lechuga y fresa.


 

 

 

 

 

 

Figura 2. Incrementos productivos en diversos cultivos.

 

Bibliografía

Ikeda, S., Okubo, T., Anda, M., Nakashita, H., Yasuda, M., Sato, S., Kaneko, T., Tabata, S., Eda, S., Momiyama, A., Terasawa, K., Mitsui, H., & Minamisawa, K. (2010). Community- and genome-based views of plant-associated bacteria: Plant-bacterial interactions in soybean and rice. Plant and Cell Physiology, 51(9), 1398–1410. https://doi.org/10.1093/pcp/pcq119

Melo-López, L. (2006). Análisis y caracterización de ácidos fúlvicos y su interacción con algunos metales pesados. 17–22. http://www.uaeh.edu.mx/docencia/Tesis/icbi/licenciatura/documentos/Analisis y
caracterizacion de acidos.pdf

Oliver-Albert, M. (2009). Efectos fisiológicos de las sustancias húmicas sobre los mecanismos de toma de hierro en plántulas de tomate. 285.

Trujillo, J. M., Mahecha, J. D., & Torres, M. (2018). El Recurso Suelo: Un análisis de sus Funciones, Capacidad de Uso e Indicadores de Calidad. Revista de Investigación Agraria y Ambiental, 9(2), 31–38. https://doi.org/10.22490/21456453.2095