Years MB 900*96 19-25/4

Patrocinado

La innovación agrotecnológica, la apuesta de futuro de Syngenta

La innovación agrotecnológica, la apuesta de futuro de Syngenta

Aunque oficialmente Syngenta se forjara hace tan sólo catorce años, se puede decir que no sólo la avala la tradición industrial con la que cuenta, que se remonta a casi 250 años de historia, sino también su presencia en más de noventa países, una plantilla a nivel mundial superior a los 27.000 empleados y unas ventas globales cifradas en más de 11.800 millones de euros durante el ejercicio pasado, que hacen de ésta una de las biotecnológicas más relevantes a nivel mundial.

En la península (España y Portugal), Syngenta Iberia opera con más de seiscientos empleados, que trabajan en sus oficinas, tres plantas de producción (Porriño, Carmona y Moncarapacho) y sus dos centros de investigación (Torre Pacheco y El Ejido), junto a otros puntos de información valiosa (investigación en girasol en la propia planta de producción de Carmona o en Faro, Portugal). Desde enero de 2014, Syngenta ha fusionado sus entidades legales en España de Syngenta Agro, Syngenta Seeda y Koipesol en una sola entidad: Syngenta España, S.A.

Foto 1. A mitad de la jornada, los asistentes fueron divididos por grupos, para el recorrido por los diferentes stand temáticos (sostenibilidad, innovación, gente y cultura, cereales, girasol, maíz, specialty y hortícolas).

Durante el pasado día 2 de diciembre, la multinacional Syngenta congregó a más de 800 personas en su evento “Alimentando Europa con Innovación”, en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo. El objetivo principal de esa jornada fue el de dar a conocer todas las innovaciones y soluciones que Syngenta pone en el mercado para los diferentes cultivos. Sus principales clientes, distribuidores y colaboradores, junto a diversas autoridades del sector, pudieron disfrutar de varias ponencias, que continuaron con una visita guiada por los ocho stands temáticos sobre los puntos más relevantes de la empresa.

La inauguración de la jornada comenzó con la intervención de Carlos Cabanas, secretario general de Agricultura y Alimentación del Magrama, que puso de manifiesto la fuerte apuesta por la innovación tecnológica de Syngenta para incrementar la productividad de manera sostenible y mejorar la calidad de vida de los habitantes del medio rural.

Tras su intervención, la sesión prosiguió con las palabras de Sergio Dedominici, director general de Syngenta Iberia, quien expuso los objetivos que se plantea Syngenta de cara a un futuro no muy lejano. Para cumplir éstos, Syngenta se sustenta en su plan de actuación “The good growth plan”, basado en seis compromisos para 2020. Estos compromisos (hacer cultivos más eficientes, recuperar tierras de cultivos, ayudar a la biodiversidad, fortalecer al pequeño productor, contribuir a la seguridad laboral y cuidar de cada trabajador) se ven reflejados en las soluciones que aporta Syngenta en la producción de semillas (maíz, cereales y oleaginosas, hortícolas), la protección de los cultivos (herbicidas, fungicidas, insecticidas, tratamiento de semillas y nutrientes) y fauna auxiliar (lucha biológica, insectos y ácaros beneficiosos).

Debido a la importancia que da esta compañía a la contribución para conseguir una agricultura sostenible y productiva, Syngenta quiso reconocer durante la jornada la labor de uno de los principales impulsores de la PAC, Jose Manuel Silva, ex director general de Agricultura de la Comisión Europea. Además, se anunció la próxima convocatoria de unos premios para aquellas iniciativas que destaquen en este sentido.

Foto 2. Momento del debate “¿Confiamos en la innovación tecnológica para alimentar Europa?”, con los cuatro ponentes en la mesa.

La mañana concluyó con un participativo debate sobre la confianza en la innovación tecnológica para alimentar a Europa, donde los ponentes comentaron sus puntos de vista en los campos donde ejercen su actividad. Entre ellos, Isabel Bombal, de la dirección general de Desarrollo Rural y Política Forestal del Magrama; Clara Aguilera, vicepresidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo; Manuel Laínez, director del Inia; y Eduardo Baamonde, director general de Cooperativas Agro-alimentarias.

 

Syngenta invierte en innovación

Foto 3. Fernando Plaza, gestor de soluciones ICS de Syngenta, en una de las jornadas de presentación de la marca de cebada híbrida Hyvido a mediados es éste año.

A nivel global, Syngenta invierte anualmente 1.400 millones de euros, con una media de 2 millones de euros diarios para proyectos de investigación. Las líneas de actuación se centran en la biotecnología, donde su objetivo principal es la búsqueda de variedades e híbridos resistentes a plagas y enfermedades. Los híbridos con mayor potencial productivo, con mayor eficiencia hídrica y resistentes a las condiciones adversas o el desarrollo de nuevas materias activas de origen natural y un bajo impacto ambiental a la hora de sintetizarse en el medio son otros de los estudios llevados a cabo por los más de 5.000 científicos que trabajan para Syngenta.

Foto 4. Juan Miguel Cantus, head of trialling para Syngenta Iberia, es uno de los responsables en investigación que habló en el stands de “Innovación”.

En la división Iberia, 85 personas cualificadas llevan anualmente a cabo 1.000 ensayos de innovación para la compañía, con una inversión de 14 millones de euros anuales. El 6% de las ventas de Syngenta Iberia se invierten en I+D+i, además de contar con una red de 110 profesionales para tal fin. Los ensayos se realizan principalmente en cultivos hortícolas (un 66% de los estudios), seguido de maíz, cereal y DFC (26%) y los cultivos Specialty (8%), este último grupo integrado por los cultivos del algodón, frutos del bosque, caucho, patata, manzana, café, cítricos, mango, cacao, plátano, olivo y viña.

Respecto a las ventas de los nuevos productos que Syngenta lanza al mercado, la aportación económica ha ido en aumento, pasando de representar un 9% en 2010 de aportación acumulada, a un 28% en 2013. Es decir, que de 100 € que se venden de productos de Syngenta, 28 € corresponden a los generados por nuevos productos. Hay que tener en cuenta que se necesita una inversión media de 300 millones de euros para lanzar un producto al mercado.

 

Innovación en producción

Durante la jornada, se ejemplificaron dos de las plantas de producción que Syngenta posee en la Península. Las instalaciones de Porriño (Pontevedra), una factoría especializada en la formulación y envasado de agroquímicos, se han convertido en un referente en innovación en campos como el de la seguridad, la calidad y la eficiencia en los procesos. Por ello, ha ganado premios como “La empresa más segura de Galicia” en 2013 concedido por Asgoca. Además, tienen microproyectos dentro de su línea de producción, con los que han conseguido, por ejemplo, aumentar la productividad en un 20%. Con estos avances y mejoras, han pasado de 7.000 t de producto suministrado anterior a las mejoras, a más de 15.000 t en 2014, para maíz, cereal, viña y olivar, principalmente. Esta planta exporta el 80% de su producción a más de cien países de Europa, América del Sur y la zona del Pacífico asiático.

En la localidad de Carmona (Sevilla) se encuentra la planta de producción de semillas híbridas, que comenzó con girasol y ha continuado con colza y cereal. En 2014, llevan procesadas unas 4.370 ha totales, donde 3.500 ha fueron de girasol híbrido, 450 ha de colza híbrida, 300 ha de cebada híbrida y 120 ha de semilla parental. De su producción total, 300.000 sacos han sido exportados a más de quince países de Europa y norte de África. Realmente, lo que hace innovadora e interesante esta planta es que ha sido pionera en tecnologías clave para el tratamiento de semillas, como por ejemplo su tecnología de dosificación por semillas, las técnicas para la reducción de polvo, su garantía de mantener la pureza genética. Además, se incorporan insecticidas y nuevos colorantes en las semillas. Son pioneros en la realización de análisis no destructivos de sus productos, con obtención del perfil de ácidos grasos y referentes a nivel mundial en test de nuevas razas de jopo. Por estos motivos, han llegando a ser la única planta certificada en España por ESTA (European Seed Treatment Assurance).

 

Innovación aplicada en sus productos

Las líneas de investigación en la división Iberia se centran en la productividad, el medio ambiente y el consumidor, con dos grandes bloques de investigación: la protección de cultivos y las semillas.

Para el campo de la protección de cultivos, Syngenta cuenta con trece nuevas moléculas en desarrollo. La compañía trabaja en el reconocimiento de patógenos, en nuevas sustancias activas con diferente modo de acción, en la resistencia al estrés, en la lucha biológica con ácaros o en diversos productos biológicos (como Pasteuria y Sakalia). Desde el año 2013, Syngenta añade el RNA de interferencia (RNAi) como tecnología para su línea de protección de cultivos, a modo de control biológico de insectos.

Foto 5. Diferentes formatos de semilla peletizada para girasol. La tecnología pelleting ofrece una mayor homogeneidad en la siembra, un mejor uso y nuevas posibilidades para el tratamiento de semillas.

En cuanto a las semillas, está previsto para 2020 el lanzamiento de 150 variedades nuevas. Uno de los objetivos principales es conseguir un mayor rendimiento en los principales cultivos. En el caso específico de la cebada, se van a lanzar nuevos híbridos más acordes con las características locales. Atendiendo al maíz, esperan la entrada de híbridos más adaptados a las condiciones de la Península, con diferentes madureces. Para el girasol, se ampliarán las resistencias al jopo y se intentará aumentar el rendimiento alto oleico.

La horticultura juega un papel muy importante en la compañía. En temas de innovación, Syngenta Iberia está desarrollando nuevos segmentos de mercado, con ayuda de profesionales genetistas. Pretenden seguir la estela de ejemplos como el del pimiento dulce Angello, ofrecido como un aperitivo en fresco, sin semillas y que recibió el premio a la innovación en 2012 en Fruit Logistica. Otros ejemplos de innovación en los productos hortícolas son las distintas variedades de sandías sin pepitas o el éxito a nivel mundial de su tomate Kumato o miniKumato, resultado de los estudios e investigaciones realizados por Syngenta Iberia en Almería. En la jornada, los responsables de Syngenta Iberia comentaron que la compañía pretende lanzar al mercado tomates con mejores propiedades organolépticas, más salubres y de mejor calidad. Igual ocurre con el caso del pimiento, que será un producto más acorde con las necesidades de la cadena (aguantan más tiempo la comercialización) y con mayores resistencias que las variedades anteriores.

 

Sostenibilidad en acción

Para cumplir sus objetivos clave dentro del The Good Growth Plan de Syngenta, están llevando a cabo numerosas acciones y proyectos para dar respuesta a los retos ambientales de los agricultores de manera activa.

A este respecto, una de las acciones llevadas a cabo por Syngenta Iberia en nuestro territorio es el proyecto Plan de cuencas, practicado en unas 170.000 ha en la zona del Ebro, por su alto riesgo de contaminación del agua.

Los objetivos del proyecto son aumentar la rentabilidad agraria, evitar la contaminación de agua, frenar la pérdida de suelo y maximizar la biodiversidad. Para ello, se procedió a la identificación de las zonas sensibles a la contaminación y la creación de márgenes multifuncionales, todo ello bajo el amparo de una agricultura de conservación. Además, se ha formado a más de 190 agricultores, junto con el uso de herramientas como “Operación Polinizador” o “Heliosec”. Este último es un sistema para conseguir un residuo “cero” en las operaciones de manejo de fitosanitarios, que consiste en unas balsas de montaje superficial en la explotación para el depósito de los restos de productos fitosanitarios. Una vez evaporada el agua, un gestor se encarga de recoger la lona con el desecho.