Agrialgae_Sup

Actualidad

Control de la mosca del olivo en Navarra con trampas de cebo sólido

Control de la mosca del olivo en Navarra con trampas de cebo sólido

El proyecto ‘Demostración del control de poblaciones de Barctocera oleae mediante trampeo masivo con apoyo de tratamientos fitosanitarios para la reducción de daños en aceituna en el ámbito de influencia del Trujal Mendía de Arróniz”, tiene por objetivo demostrar la viabilidad de la combinación de los tratamientos fitosanitarios clásicos con un método de control de captura y muerte de las moscas del olivo mediante un atrayente alimenticio en estado sólido.

La mosca del olivo causa descensos en las producciones de los olivos (por caída de las aceitunas dañadas) y pérdida de calidad en los aceites de oliva (dentro de los frutos atacados se desarrollan microorganismos que hacen que el aceite de oliva obtenido posteriormente tenga atributos negativos).

En los últimos años, los daños producidos por la mosca del olivo en Navarra han sufrido un incremento muy notable respecto a hace dos décadas. A su vez, los fitosanitarios autorizados y/o efectivos contra esta plaga cada vez son menos, por lo que son necesarias otras soluciones alternativas para el control de este insecto.

La principal innovación del proyecto, que arrancó el pasado 1 de junio y finalizará el 31 de diciembre de 2021, consiste en la utilización de trampas de fosfato diamónico sólido frente a otros tipos de trampas líquidas que requieren mayor trabajo de mantenimiento por parte del agricultor.

El método consiste en colgar de las ramas del olivo un determinado número de trampas de color amarillo (al ser este un color que atrae a las moscas) que contiene un atrayente alimenticio, el fosfato diamónico, de manera que una vez que entran las moscas dentro de la trampa ya no pueden salir y mueren. Además, este método conseguirá disminuir el número de tratamientos fitosanitarios en el cultivo del olivo con el consiguiente beneficio medioambiental.

Las acciones contempladas en el proyecto se realizarán en dos zonas de producción de oliva pertenecientes al Trujal Cooperativo Mendía situado en Arróniz. La principal variedad con la que se quiere trabajar es Arróniz, por su mayor sensibilidad al ataque de la mosca, aunque también se trabajará en parcelas de la variedad Arbequina de la zona.

El proyecto piloto PDR está financiado en el marco de las Ayudas a la submedida 16.2 de apoyo para los proyectos piloto y para el desarrollo de nuevos productos, prácticas, procesos y tecnologías del PDR de Navarra 2014-2020 Convocatoria 2019.

Estos proyectos de investigación en los que participa Intia se desarrollan en el marco del Convenio entre el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente e Intia para el fomento de la I+D+i en el ámbito agrario.

El Trujal Mendía es una cooperativa que se fundó en 1992 en Arróniz (Navarra), que cuenta en la actualidad con más de 4.000 socios que cultivan 900.000 olivos en 2.800 hectáreas y producen 1.500 toneladas de aceite de oliva virgen al año.