Webinar olivar 22/abril MB 900*96

Actualidad

Desarrollan un robot autónomo capaz de recoger frutas y verduras de manera selectiva

Desarrollan un robot autónomo capaz de recoger frutas y verduras de manera selectiva

La Agencia Estatal de Investigación (AEI) ha financiado a través de la convocatoria de ‘Pruebas de Concepto 2021’ la creación de un robot autónomo con dos brazos mecánicos capaz de recoger frutas y hortalizas de forma selectiva sin dañar los alimentos.

El Proyecto PoCrobocrop es una iniciativa del Grupo de Robótica de Exteriores y de Servicios del Centro de Automática y Robótica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas-Universidad Politécnica de Madrid (CSIC-UPM). Este proyecto fue seleccionado dentro de la convocatoria de ‘Pruebas de Concepto 2021’ y recibió una financiación de 138.000 euros por parte de la Agencia Estatal de Investigación.

Una Prueba de Concepto es un estado de maduración de una tecnología o conocimiento donde, por primera vez, se estudia su viabilidad en el mercado, más allá de un resultado científico. Por tanto, su ejecución sirve para acelerar la transferencia de conocimiento y resultados generados en proyectos de investigación a un nivel competitivo.

“Teniendo en cuenta la creciente demanda de frutas y verduras a nivel mundial, las dificultades para encontrar trabajadores en el sector agrícola y el progresivo aumento de los costes laborales, podemos afirmar que los resultados de este proyecto contribuirán a mejorar la eficiencia, la sostenibilidad y la competitividad de la industria agrícola española”, afirma Roemi Emilia Fernández Saavedra, científica titular en el Grupo de Robótica de Exteriores y de Servicios del Centro de Automática y Robótica CSIC-UPM e investigadora principal de PoCrobocrop .

“La mayoría de las actividades de recogida selectiva requieren del uso de los dos brazos, por eso era fundamental que nuestro robot fuese capaz de reproducir de forma natural los movimientos propios de la manipulación humana. Para lograrlo hemos utilizado algoritmos con técnicas de inteligencia artificial para percibir el entorno y tomar las decisiones oportunas en la recolección», añade.

Los algoritmos de percepción inteligente serán responsables de detectar y localizar espacialmente las frutas a cosechar, a pesar de la variabilidad de los productos y de las oclusiones presentes, así como de detectar otros elementos de la escena que puedan actuar como obstáculos durante la recolección. Los algoritmos de planificación decidirán qué frutas recolectar, las trayectorias que seguirán los brazos y la orientación del agarre, en función del estado del sistema y de la información proporcionada por los algoritmos de percepción, mientras que los algoritmos de control se encargarán de la correcta ejecución de los movimientos.

“También hemos probado el uso de garras fabricadas a partir de materiales deformables para minimizar el daño en los productos durante el agarre y facilitar la adaptación del sistema robótico a diferentes tipos de cultivos”, añade la investigadora del CSIC.

‘La Prueba de Concepto nos está permitiendo mejorar el grado de madurez tecnológica. Hasta entonces sólo habíamos validado el prototipo en condiciones de laboratorio, y gracias a la Prueba de Concepto estamos llevando a cabo las mejoras de software y hardware necesarias para validar el sistema robótico en un invernadero hidropónico».

«Además, hemos podido realizar un estudio para solicitar una patente y también analizar la viabilidad de la tecnología propuesta y llevar a cabo un modelo de negocio”, concluye Fernández Saavedra animando a otros investigadores a “solicitar a proyectos de Pruebas de Concepto porque es una oportunidad única para avanzar en el largo camino que supone la transferencia de los resultados de la investigación a la sociedad».