Recambio agrícola y accesorios MB 900*96 22-28/11

Actualidad

Miden con inteligencia artificial el bienestar animal

Miden con inteligencia artificial el bienestar animal

El objetivo del proyecto HAI 4.0 (Human Animal Interaction) trata de captar en vídeo el comportamiento de los cerdos cuando están con  personas en la explotación y establecer un algoritmo que valore su reacción y la tipifique con inteligencia artificial para medir el grado de bienestar animal. 

La iniciativa parte de un consorcio de miembros del clúster español de Productores de Ganado Porcino (i+Porc), entre los que está el propio clúster, Ceva Salud Animal, Grupo Costa (Piensos Costa), Infoporc e Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), junto con EQTIC, del Clúster Digital de Cataluña.

Además, el proyecto está auspiciado por el clúster de Agrupaciones Empresariales Innovadoras y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Bajo la premisa “Si cuidas a los animales, cuidarás la salud de la humanidad”, el proyecto continuará investigando los comportamientos de los animales para seguir mejorando su bienestar en su manejo, de manera que se sigan potenciando los sistemas no invasivos, pero de un modo cuantificable a través de los datos basados en la interacción humano-animal.

Las conclusiones de esta iniciativa permitirán crear nuevos estándares para valorar el bienestar de los animales y se convertirán en una fuente documental importante para realizar estudios en diversos ámbitos, como la previsión de enfermedades derivadas del estrés de los animales.

Uno de los fines del proyecto es que los resultados que se obtengan puedan complementar las actuales auditorías que certifican el cumplimiento de los parámetros de bienestar animal (Welfare Quality, Interporc Animal Welfare Spain (IAWs), ISO 34700…) con un sello acreditativo ‘HAI friendly‘ o “Interacción Humano Animal amigable” para las explotaciones comprometidas en este proyecto.

HAI 4.0 ha comenzado a desarrollarse en verano de 2021, con la previsión de que sus datos puedan conocerse en el segundo trimestre de 2022.

 

La digitalización, clave en el porcino

Expertos del departamento de Bienestar Animal del IRTA establecerán las bases y protocolos científicos para interpretar las reacciones ante diferentes variables, como la velocidad de movimiento del personal, las reacciones ante extraños, el tiempo desde el último tratamiento, el color de la vestimenta, el tipo de luz, la música ambiental, etc. Estas reacciones serán grabadas con cámaras que los responsables del cuidado del cerdo llevarán en un casco.

Posteriormente, estos vídeos se tratarán con una técnica denominada ‘visión artificial’ para determinar si la reacción del animal es amistosa, desconfiada o de protección. El análisis de las imágenes se realizará mediante el desarrollo de un algoritmo Deep Learning que detectará si los animales se acercan o se apartan de la persona cuando esta realiza una serie de movimientos.