Actualidad

Sinyent, la finca experimental de AVA-Asaja y Aepla para contribuir a la innovación en la agricultura

Sinyent, la finca experimental de AVA-Asaja y Aepla para contribuir a la innovación en la agricultura

La innovación es una de las claves más importantes en la agricultura y, sobre todo, para poder hacer frente a los retos que se plantean en el sector de cara al futuro. Por ello, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) y la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla) iniciaron hace cinco años el proyecto de la finca experimental Sinyent, que abrió sus puertas el pasado 2 de junio a la prensa especializada.

La finca experimental, es una de las pocas pertenecientes a una asociación en Europa, se encuentra en Polinyà del Xúnquer (Valencia) y dividide sus más de 25 ha en parcelas de aproximadamente 1 hectárea cada una con sectores y minisectores donde se experimenta desde el marco de plantación hasta el sistema de riego, pasando por patrones de poda, abonados o variedades.

De esta manera, el objetivo principal de la finca experimental es “orientar al agricultor e impulsar la I+D+i, poniendo especial atención a la transferencia tecnológica”, manifestó Cristóbal Aguado, presidente de AVA-Asaja.

En Sinyent han iniciado ya ensayos en casi la totalidad de la superficie disponible con más de veinte cultivos distintos, entre los que se encuentran cítricos (mandarino, naranja, limón y pomelo), caqui, olivo, arándano, platerina, paraguayo, aguacate, uva de mesa y vinificación y hortícolas. Todos los cultivos se están probando en distintas variedades, de manera que, por ejemplo, la parcela de mandarinos cuenta con 142 variedades, así como 16 variedades de uva de mesa o 50 de frutales de hueso. En total, entre todos los cultivos suman unas 500 variedades distintas, que esperan ampliar hasta las 600 a medida que el proyecto avance.

 

Programas de ensayos

Los programas de ensayo que están realizando abarcan hasta doce campos distintos: producción, poda, abonado, variedades, cultivos alternativos, fenología del cultivo, aplicación de fitosanitarios, maquinaria, climatología, biodiversidad y social (transferencia del conocimiento).

En total, en Sinyent trabajan con casi 500 variedades de 20 cultivos distintos.

En total, en Sinyent trabajan con casi 500 variedades de 20 cultivos distintos.

En cuanto a la producción, los ensayos se están desarrollando en torno a los marcos de plantación más adecuados para cada cultivo, así como los distintos sistemas de poda, para comprobar cuáles son las circunstancias óptimas para obtener la máxima producción en cada variedad. De la misma manera, dentro de las experimentaciones de variedades AVA-Asaja está llevando a cabo ensayos para obtener algunas nuevas, así como la adaptación de las mismas al clima de Valencia y sus características organolépticas.

En el ámbito de la maquinaria, en Sinyent se hacen estudios comparativos de la huella de carbono, así como pruebas con nuevos equipos de distintas marcas. También estudiarán los diferentes abonados y su aplicación a los cultivos, así como la eficacia de nuevos fitosanitarios, donde Carlos Palomar, director general de Aepla, precisó la necesidad de dar respuesta a la demanda de “nuevos productos innovadores que permitan a los agricultores aumentar la productividad y competitividad de sus cosechas”.

Una de las parcelas de Sinyent está dedicada a la biodiversidad y, en una extensión de unos 800 m2, han dispuesto distintas plantas para que sirvan de huéspedes a insectos beneficiosos y así comprobar su incidencia en el control de plagas en los cultivos de la finca.

 

Un sistema de riego innovador

La gestión del agua también se esta poniendo a prueba en esta finca experimental. Los cultivos se abastecen del agua del río Júcar, pero para asegurarse una fuente alternativa han construido un pozo para abastecerse en caso de contaminación del agua del río.

En la finca experimental han instalado un sistema de riego con seis líneas hidráulicas.

En la finca experimental han instalado un sistema de riego con seis líneas hidráulicas.

Cada uno de los cultivos tiene unas necesidades de agua distintas, por lo que AVA-Asaja ha instalado un sistema de riego con seis líneas hidráulicas, monitorizadas mediante un panel de control, a través del cual se hace llegar el agua necesaria a cada cultivo.

Aunque ya empiezan a verse los primeros resultados, los datos no son concluyentes y no será hasta dentro de un par de años cuando puedan sentar las bases de esta experimentación y orientar al agricultor sobre la forma más adecuada de cultivar para conseguir los máximos rendimientos de forma sostenible.

 

Formación y difusión, claves en la innovación

Entre los programas que están desarrollando también se encuentran algunos dedicados a la educación y formación, así como la organización de congresos o campañas de publicidad para difundir el trabajo del agricultor y, en especial, el papel de la innovación en el sector. En esta misma línea habló el director general de Aepla, que incidió en que, además, “resulta imprescindible un marco normativo que fomente y no desaliente la innovación”.

Según cuenta Aguado, esperan la visita de unos 4.000 ó 5.000 agricultores al año, así como la de escolares que se familiarizarán con la agricultura a través de distintas actividades y universitarios que podrán realizar sus trabajos allí. De momento, la finca experimental de Sinyent ya tiene para ello convenio con  el IVIA, la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Alicante para que su trabajo por la innovación llegue lo más lejos posible.

(Visited 390 times, 1 visits today)