Cripthum MB 900*96 22-29/9

Comunidad

La agricultura vertical en invernadero, una nueva apuesta para el agricultor sostenible

La agricultura vertical en invernadero, una nueva apuesta para el agricultor sostenible

Agrointec es una empresa almeriense que ha puesto en marcha sistemas integrales con los que es posible diseñar, de forma modular y escalable, instalaciones verticales que permiten un uso eficiente de agua, energía y nutrientes. Se trata de Soluciones de Agricultura Vertical (SAV), que son el resultado de la aplicación de un conjunto de tecnologías de origen europeo y que hace posible la puesta en marcha de un modelo de cultivo vertical que ahorra en gran medida superficie y permite buenos resultados de producción.

Elena Martín Seseña. Redacción.

Desde hace más de un año, como consecuencia de las restricciones derivadas de la Covid-19, la sociedad ha tomado conciencia de la importancia estratégica que tiene la agricultura y su papel esencial en el abastecimiento de alimentos para la población mundial. Como resultado, el interés por la agricultura ha crecido exponencialmente, hasta el punto de convertirse en tendencia la implantación de pequeños huertos y también de mejorar las prácticas en cultivos de invernadero.

Entre las características de esta solución integral destacan:

  • La versatilidad de su tecnología, adaptable a cada necesidad de espacio, lo que permite un sencillo ensamblaje y montaje.
  • Su diseño patentado, muy eficiente en cuanto a espacio y consumo de energía, agua y nutrientes.
  • La facilidad de limpieza, libre de fugas gracias a su circuito cerrado de riego, que garantiza que cada planta recibe la dosis necesaria de fertirriego, siendo capaz de desarrollar una altura de cultivo de hasta seis metros y dos metros de largo.
  • La posibilidad de unir los módulos para obtener longitudes mayores, según las necesidades.

Cada unidad de cultivo o growpipe tiene una altura de 150 mm y el soporte de la planta posee un diámetro de 75 mm, con un espacio de crecimiento radicular de 300 mm y un peso de 170 g; ambos, con la posibilidad de realizar fáciles acoplamientos estándar entre sí.

La solución integral de Agrointec no sólo incluye las unidades growpipe sino también un sistema de cultivo hidropónico y de iluminación artificial completamente automatizados e inteligentes. Además, estas soluciones pueden ubicarse en el interior de un invernadero, en un contenedor o en un muro vertical de un recinto cerrado, entre otras opciones, permitiendo distintos formatos de número de plantas y tipos de cultivo.

De esta forma, el equipo de ingenieros agrónomos e industriales de Agrointec ha diseñado las SAV más adecuadas, optimizando este sistema vertical, teniendo en cuenta todos los aspectos técnicos, así como las necesidades de riego, nutrición e iluminación del cultivo gracias a la tecnología NIDO. Parámetros como el pH, la conductividad, la intensidad lumínica, etc. en función del tipo de cultivo, pueden ser controlados en tiempo real por el sistema a través de una aplicación móvil muy completa.

“Llevamos mucho tiempo queriendo trabajar en esta solución porque creemos que puede ser muy interesante para el sector agrícola en términos, sobre todo, de optimización del rendimiento en superficie”, ha explicado Alfredo Sánchez Gimeno, responsable de Innovación y de Desarrollo de Productos Agro de Agrointec, añadiendo que, a nivel general, están interesados en ir más allá de los avances en semillas desarrollando sus propias investigaciones también en este aspecto.

Los ensayos realizados por los técnicos de Agrointec han demostrado que, en un periodo de 30 días de cultivo, esta tecnología de agricultura vertical ha producido entre 250 y 300 gramos de lechuga de diferentes variedades por cada unidad growpipe, sin uso de fitosanitarios y otros productos químicos.

 

Proyecto piloto en invernaderos

Agrointec está implementando esta tecnología para su aplicación en determinados cultivos hortícolas con el objetivo de optimizar su producción en invernadero, el sistema más común de cultivo en su región. Además, en la actualidad, la empresa almeriense está preparando un proyecto piloto con esta tecnología en un invernadero experimental en estrecha colaboración con la Universidad de Almería (UAL).

Todo ello con el objetivo de mostrar al sector agroalimentario sus características y posibilidades para su aplicación en explotaciones verticales a escala comercial, mientras se estudian las necesidades agronómicas del sistema, desde el punto de vista profesional.

“Poder estudiar estos cultivos en vertical es muy importante en términos de ahorro de costes de superficie. Creemos que es posible que estos puedan adaptarse a este sistema vertical”, ha apuntado Alfredo. Hasta ahora esta tecnología sueca solo está probada en cultivos de hoja (lechugas, etc.) y también en plantas aromáticas. Ahora, Agrointec ha puesto el foco en los cultivos hortícolas y frutos rojos.

Entre las ventajas más destacadas que puede ofrecer este sistema está, fundamentalmente, el ahorro de espacio, ya que se disponer de hasta 13 plantas por columna y más de 230 plantas en total por cada módulo de cuatro metros de longitud; otra ventaja es que al ser un cultivo hidropónico no requiere sustrato ni de muchas aplicaciones de fitosanitarios (con un buen cuidado del sistema no hace falta hacer tratamientos), y también el ahorro de agua.

“Este es un modelo enfocado a las presentes y futuras políticas relacionadas con la agricultura sostenible, economía circular y el cambio climático, y tenemos muchas esperanzas en él”, ha apuntado Alfredo.