Care/Trimble MB 900*96 18-30/11

Comunidad

La gestión del olivar de la mano del sistema de predicción de riesgos de Elaisian

La gestión del olivar de la mano del sistema de predicción de riesgos de Elaisian

Manuel Tapia, agricultor de 63 años, cuenta con una explotación de secano en Urda (Toledo) en la que cultiva cereal y 4,5 hectáreas de olivar tradicional de la variedad Cornicabra, que eran de su abuelo. Hace diez años, Manuel reconvirtió el olivar a ecológico, de modo que una de sus principales preocupaciones son las plagas, por las limitaciones existentes para tratar el cultivo. Desde hace un año, Manuel confía en la información que le envía Elaisian para gestionar sus olivos.

Arancha Martínez. Redacción.

Con un rendimiento de unos 15 o 20 kg de aceituna por árbol (según el año), las plagas pueden llegar a comprometer muy seriamente la cosecha. “Aquí lo peor es la mosca del olivo”, explica Manuel, por eso es tan importante anticiparse. Con la información que le envían desde Elaisian, Manuel puede saber con varios días de antelación si va a tener que tratar o no sus olivos.

Fundada en 2016 Elaisian es una startup italiana, con sede en Roma y una oficina desde hace algo más de un año en Madrid, que ha desarrollado un método de predicción de riesgos de plagas y enfermedades en olivar y viñedo.

Tras dos años trabajando juntos en una empresa de tecnología agroalimentaria en Roma, Damiano Angelici y Giovanni Di Mambro, que eran amigos de la Universidad, decidieron lanzarse a la creación de Elaisian.

“La familia de Damiano posee una finca de olivar desde hace más de ochenta años y producen aceite de oliva virgen extra. Sin embargo, a causa del cambio climático, se han agravado los problemas de plagas y enfermedades a los que se enfrentan en la finca, que han dejado importantes mermas en la cosecha año tras año. Analizando lo que pasaba en la finca de la familia de Damiano nos dimos cuenta de la importancia de estudiar el microclima en relación a las plagas y enfermedades que desarrolla el cultivo”, explica Giovanni.

El secreto está en el algoritmo

¿Cómo funciona el sistema? Elaisian envía en préstamo de uso al agricultor que contrata sus servicios una serie de estaciones meteorológicas que, dependiendo de la orografía, se instalan en la finca para poder realizar una análisis del microclima. La recomendación general es la instalación de una estación cada 30 o 35 hectáreas. Esta estación, que tiene una autonomía de funcionamiento de 5 años, recoge información sobre la temperatura, humedad, precipitaciones, punto de rocío, etc., y transmite esa información a un cloud, por ondas de baja frecuencia, de modo que el sistema no se ve afectado por la falta de cobertura de internet, habitual por otra parte en el medio rural.

Además de la información que obtienen de las estaciones meteorológicas, el software de Elaisian también se alimenta un histórico de datos meteorológicos de los últimos diez años y las imágenes satelitales que obtienen de Copernicus para poder tener en cuenta otras variables del cultivo como el índice de vegetación, estrés hídrico, etc.

Nueva estación meteorológica de Elaisian.

Con los algoritmos desarrollados por el equipo de Elaisian, basados en investigaciones agronómicas, analizan la información que reciben de la finca y envían al usuario notificaciones (en las que detallan el avance de enfermedades o plagas, si el cultivo se encuentra en una situación de déficit hídrico o si por ejemplo es necesario abonar).

En el caso de que prevean que se puede tratar de un problema, Elaisian envía al usuario, con entre 5 y 7 días de antelación, una alerta con el porcentaje de afectación estimado frente a una plaga o enfermedad y si es necesario, la recomendación de realizar un tratamiento.

Cada usuario tiene una cuenta en la app de Elaisian en la que puede ver en su teléfono móvil en tiempo real los datos de las estaciones agroclimáticas de su finca 24/7, una previsión del tiempo con 5 días de antelación, disponer de todo su histórico de datos, y consultar las notificaciones y alertas. En esta aplicación, el usuario también puede incluir los tratamientos que va realizando (a modo de cuaderno de campo).

Por un precio de entre 500 y 1.200 euros al año (dependiendo de la superficie de la explotación y el número de estaciones) Elaisian ofrece su servicio de predicción de riesgo en olivar sobre repilo, lepra, prais (Prays oleae) y mosca del olivo (Bactrocera oleae) y desde hace un año también en viña para mildiu, oídio, botritis y polilla del racimo (Lobesia botrana).

Un negocio en expansión

En un primer momento Damiano y Giovanni comenzaron testando su idea en 15 fincas situadas cerca de Roma, que al año siguiente se incorporaron a su cartera de clientes. Entre las explotaciones que ya disponen de su software se encuentra una finca de experimentación de la región del Lazzio que cuenta con más de 300 variedades de olivo.

Giovanni y Damiano, fundadores de Elaisian.

En nuestro país, varios productores de Andalucía, Extremadura, Cataluña y Navarra ya han apostado por este software y hoy son más de 700 agricultores en todo el mundo (no solo de Italia y España, sino también de otros países como Grecia, Chile, Uruguay o Estados Unidos, los que confían en Elaisian, que ha implantado ya su sistema de predicción de riesgos en más de 10.000 hectáreas de cultivo (75% olivar – 25% viña).

“Antes estaba a ciegas”, nos cuenta Manuel, que solo tiene elogios para el sistema de predicción de riesgos de Elaisian. Para este productor castellano-manchego el sistema ofrece dos ventajas claras: un ahorro en tratamientos, que cifra entre un 15 y un 20% y sobre todo una mejora en la producción de la explotación y en su rendimiento. Manuel también nos cuenta lo fácil que ha sido la instalación. “Solo tienes que clavar bien la estación en la finca, para que no se la lleve el viento y esperar a que te envíen los avisos. Nada más”. “Yo estoy encantado”, añade entusiasta.

El sistema desarrollado por estos dos jóvenes italianos está además en total sintonía con la senda emprendida por las políticas comunitarias en favor de la sostenibilidad, ya que permite optimizar el uso del agua y reducir la aplicación de productos fitosanitarios.

Incluidos en la lista de Forbes Italia de jóvenes talentos (menores de 30 años), Damiano y Giovanni han creado una empresa que solo en el último año ha sido reconocida como una de las 500 mejores statups de Food Tech del mundo, una de las mejores startups de Ag Tech de Europa, Innovación Amiga del Ambiente en los Premios Legambiente de Italia y Premio de Innovación Empresarial en la última edición de Agroexpo en Don Benito (Badajoz).

En este momento, además de trabajar en la expansión del negocio, estudian la posibilidad de incluir más enfermedades como por ejemplo Xylella fastidiosa, y más cultivos, como el almendro, cuya superficie de cultivo ha crecido de forma exponencial en los últimos años en nuestro país, o el kiwi, que está experimentando un importante desarrollo en Italia.