Webinar cambio climático MB 900*96 4-10/3

Comunidad

Agrosevilla, innovación y trazabilidad en la aceituna de mesa

Agrosevilla, innovación y trazabilidad en la aceituna de mesa

Con 80 millones de kilos producidos al año, Agrosevilla es el grupo líder en la venta de aceituna de mesa del mundo. Formada por una docena de cooperativas, esta cooperativa de segundo grado, ubicada en La Roda de Andalucía, da trabajo a 450 empleados y a más de 4.000 agricultores que se acogen a los sistemas de producción integrada. La trazabilidad, del campo a la mesa, y la innovación son dos de sus rasgos diferenciales.

Patricia Magaña. Redacción

Agrosevilla nace en 1977 en el centro de Andalucía, donde se tocan las provincias de Sevilla, Córdoba y Málaga. Se trata de una zona caracterizada pFinbarr Agrosevillaor la producción de aceituna hojiblanca, una variedad muy conocida fuera de nuestras fronteras como aceituna de mesa, pero no muy apreciada en España, que apuesta por la gordal o la manzanilla.

Esta circunstancia hizo que cuatro cooperativas se unieran para exportar directamente al extranjero, formando así los orígenes de la empresa sevillana.

Actualmente, la compañía está presente en más de 70 países, en todas las regiones geográficas del planeta, especialmente en Estados Unidos, Italia y Oriente medio, aunque desde hace alrededor de tres años se decidió atacar el mercado nacional.

 

“Nos debemos a nuestro país y consideramos que la buena aceituna de mesa que hacemos y nuestro buen hacer son motivos para estar en el mercado nacional, donde vemos oportunidades de negocio, aunque España no es un mercado fácil porque los lineales de aceitunas están muy saturados”, explica Finbarr González O’Sullivan, director de Marketing de Agrosevilla.

Técnicas de producción integrada

Por producción integrada se entienden los sistemas agrícolas que utilizan al máximo los recursos y mecanismos de producción naturales, asegurando a largo plazo una agricultura sostenible.

Según las últimas estadísticas de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) sobre producción integrada en nuestro país, Andalucía es la comunidad autónoma que presenta una mayor tasa de introducción de producción integrada en sus tierraAgrosevillas, siendo el olivo el cultivo más acogido a estas técnicas. En este sentido, Agrosevilla no es una excepción.

“Aunque muchos de nuestros agricultores trabajan en ecológico, la totalidad de nuestros socios están certificados en producción integrada y sus técnicas agrícolas son especialmente respetuosas con el medioambiente, con la biodiversidad, con el

uso eficiente del agua y de los productos fitosanitarios”, explica Finbarr.

Una serie de inspecciones y controles periódicos aseguran que los olivos que abastecen a Agrosevilla se manejan bajo este régimen, en el que se aplican técnicas ancestrales como “respetar el manto vegetal entre olivos para generar un sistema de raíces que evita la erosión del suelo y favorecer la biodiversidad con insectos polinizadores que potencien la aparición de animales que se alimenten de estos insectos, entre muchas otras técnicas”, explica el director de Marketing.

Trazabilidad del campo a la mesa

Además de los sistemas de producción integrada, en Agrosevilla se lleva a cabo un control integral, del campo a la mesa, siendo capaces, en un solo clic y si fuera necesario, de saber de qué parcela procede cada lote de aceituna, un servicio muy apreciado entre sus clientes.

La clave está en un sistema informático integrado, explica Finbarr: “El punto de partida nace cuando el agricultor va a la cooperativa a entregar su producción, tiene una tarjeta de radiofrecuencia que pasa por un lector y se le abre una pantalla con su nombre y las fincas asociadas a la cooperativa. Selecciona la finca de la que proceden las aceitunas, la variedad de aceituna y se abre la tolva para hacer la entrega del producto. A partir de ahí hacemos todo el seguimiento”.

Aunque reconoce que nunca han necesitado usarlo, este sistema de trazabilidad les permite estandarizar los métodos de producción: “Los productos recomendados, los calendarios de aplicación en el campo, las técnicas de recolección…Todos los estándares de calidad son comunes a todos los agricultores, lo que nos posibilita ofrecer un producto homogéneo y con una trazabilidad absoluta”, comenta.

Innovación en las instalaciones

Agrosevilla

Una vez los agricultores de las distintas cooperativas entregan la aceituna, todo el proceso se realiza en las instalaciones de la compañía, hasta finalizar con su envasado en tres formatos: latas, vidrio y envases flexibles, como las bolsas.

La aceituna destinada a verde sufre un proceso de fermentación láctica que dura varios meses, y la aceituna negra se mantiene en salmuera, evitando cualquier tipo de fermentación y pasando cuando es necesario por un proceso de oxidación.

“Hemos aplicado durante muchos años la innovación a los procesos, con el objetivo de hacerlos más eficientes -explica el responsable de Marketing-. Por ejemplo, trabajamos en procesos de economía circular, como la extracción del aceite residual que queda en el agua tras el lavado de la aceituna, que no es una cantidad desdeñable, y aunque no es apto para el consumo directo, sí se puede refinar”.

Dándole una vuelta a la industria

Tradicionalmente, la industria de la aceituna de mesa ha sido señalada por la gestión de sus residuos, ya que las balsas de evaporación del producto contienen aguas con altos niveles de sal, ácidos y mucha materia orgánica. Se trata de aguas que no se pueden verter en los ríos.

“Las mayores inversiones que se han hecho en la fábrica van orientadas a la reutilización de las aguas, a hacer que sean aptas para el riego”, explica el directivo. Por eso, han puesto en marcha un interesante proyecto de extracción de componentes bioactivos de las aguas de los procesos de limpieza de la aceituna con unos resultados muy prometedores.Agrosevilla

“Se trata de compuestos de alto valor para distintas industrias -explica Finbarr-. Actualmente se están utilizando para la alimentación animal, por sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, que permiten una sustitución de los antibióticos y una mejora en la salud de los animales, aunque en el futuro se podrán utilizar en la industria farmacéutica y cosmética. Nuestra idea es limpiar y evaporar las aguas de modo que puedan volver al cauce público sin ningún tipo de contaminante”.

Producción integrada, trazabilidad del campo a la mesa e innovación y economía circular para ejercer el menor impacto posible sobre el entorno en el que desarrollan su actividad. Así es el gigante de la aceituna de mesa español.