Comunidad

La innovación reinventa los olivares centenarios de la familia Espejo

La innovación reinventa los olivares centenarios de la familia Espejo

Andalucía se ha convertido en la región pionera en la implantación del sistema de producción integrada. En los últimos años, se ha multiplicado por siete la superficie de esta práctica sostenible. Gracias a la adopción de estas técnicas, aquellos que han elegido apostar por este método como Rosario Espejo, olivicultora y propietaria de la empresa Pago de Espejo en Villanueva de la Reina (Jaén), pueden rentabilizar y mantener la sostenibilidad en sus explotaciones y, además, respetar el medio ambiente garantizando una seguridad alimentaria.

Elena Martín. Redacción.

Convencida del papel fundamental que ejerce la mujer rural en la actualidad, Espejo, y sus hijas, Rosario, directora comercial, y Mercedes Minchón Espejo, gerente de Marketing, han formado equipo para seguir apostando por una iniciativa que arrancó hace ya cuatro generaciones, cuando su bisabuela Damiana impulsó la compra de la finca de olivar La Condesa en 1920.

Espejo comenta que cada generación ha aportado mucho. Con La Condesa ya en marcha, su abuela se encargó de administrar cada campaña de aceituna, su madre integró la mecanización en todo el olivar así como el sistema de riego y, ahora, ellas han decidido apostar por el envasado de su propio aceite de oliva virgen extra de la variedad Picual, y por modernizar la marca con formatos y diseños muy diferentes a lo existente en el mercado.

Asimismo, ellas se encargan de todo el proceso que va desde el cuidado del olivo hasta la recolección y su puesta en el mercado bajo la marca Pago de Espejo. “Con esta marca queríamos homenajear a todas las maravillosas mujeres en la familia que trabajaron muy duro para hacer este sueño realidad”, apunta Espejo.

 

El cuidado del olivar

Pago de Espejo cuenta con 50 hectáreas de las 200 hectáreas que componen la finca familiar La Condesa (en total con más de 8.000 olivos centenarios y una producción de 1,5 millones de kilos de aceituna). La zona de Villanueva de la Reina se caracteriza por tener unos suelos calizos y pobres en potasio. “En nuestro caso, debemos compensar los niveles de minerales en el suelo ya que no son muy ricos”, destaca Espejo apuntando que, en definitiva, deben cuidar al olivo en todas sus etapas para poder tener una buena cosecha como la que han tenido este año.

Según explica Rosario la producción media obtenida de Pago de Espejo es de 350.000 kg de aceituna, pero este año se ha aumentado a 550.000 kg de aceituna. La cantidad de agua que utilizan es de aproximadamente 1.500 m3 por hectárea al año y, según cuenta su propietaria, ésta fue una de las primeras parcelas en mecanizarse e incorporar el riego por goteo.

El año pasado, con el objetivo de disminuir el gasto en recursos hídricos a través del control del riego y, en general, el gasto energético de la explotación, hicieron una graninversión en innovación e instalaron placas solares.

Para la elaboración del aceite, también seleccionan con sumo cuidado los frutos. Su recolección temprana con la aceituna en envero le otorga un aroma intenso, con notas a hierba recién cortada y almendra verde. En este proceso, que se realiza entre mediados de octubre y principios de noviembre, trabajan para que el fruto llegue en perfectas condiciones; se moltura en menos de 24 horas, se extrae en frío y se envasa tras un proceso de filtrado que mantiene intactas todas sus propiedades organolépticas.

 

Su apuesta por la producción integrada

“Somos una empresa con vistas de futuro por lo que, desde el principio, apostamos por el sistema de producción integrada” destaca la propietaria de Pago de Espejo, confirmando que, están asociadas a la Agrupación de Producción Integrada (API) “Calidad y Naturaleza”, con el objetivo de obtener su aceite bajo los requisitos de una producción que está a medio camino entre la agricultura convencional y la ecológica. Para cumplir con éstos existe un reglamento  en el que se especifican las prácticas y técnicas recomendadas, prohibidas y obligatorias, y la supervisión del cultivo de un técnico de campo certificado.

Gracias a este sistema de producción y a la tecnología de mecanización de vanguardia, en Pago de Espejo se adaptan al cultivo para dotarle solo de lo que necesita a través de herramientas más sostenibles. “Al tener este tipo de producción, vigilamos y controlamos con minuciosidad las enfermedades y las plagas que pueden afectarnos, en nuestro caso, somos una zona donde el repilo es una enfermedad endémica, a lo que siempre solemos estar muy atentos” apunta Espejo.

Según nos cuenta la técnico de campo de la finca La Condesa, Raquel, este sistema de producción se consigue realizando un empleo óptimo de los insumos y utilizando prácticas y técnicas de cultivo respetuosas con el entorno. Además añade que, de esta forma, se contribuye paralelamente a la mejora de la economía para la explotación.

Raquel explica que realizan prácticas de observación de la fenología del cultivo, de plagas (en las que utilizan trampas) y de enfermedades (a través de visualizaciones y muestreos), y de fertilización (mediante análisis foliar, de suelo y de agua). Todo ello se realiza cada semana durante toda la campaña.

 

Pago de Espejo, un aceite gourmet

Las líneas de innovación en Pago de Espejo están más centradas en el canal de venta. “Internet es el futuro y estamos apostando claramente por mejorar la comercialización a través de nuestra web”, explica Espejo. Además, se han marcado un objetivo a largo plazo que es comercializar el 100% de la producción como producto envasado, ya que hasta ahora están en un 35% envasado y un 65% a granel.

Coincidiendo con reducciones de producción en otros países mediterráneos, la situación del mercado del aceite de oliva a nivel nacional se caracteriza por una caída en los precios, a pesar de tratarse de una campaña con una producción normal. “Creemos que las condiciones del mercado son buenas a pesar de la caída de los precios. En nuestro caso, notamos un gran interés por el aceite de alta gama dentro y fuera de nuestras fronteras. Además es un producto que reporta mayores beneficios a la salud y eso destaca entre las tendencias sociales asociadas al mercado” declara Espejo. El destino final de la producción es el canal gourmet, los supermercados de alta gama y el e-commerce, además, suelen exportar a países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo), a Francia y a Portugal.

En la actualidad, este aceite se puede adquirir en dos formatos: una botella de 500 ml o un “Bag in Tube” de 3 litros, una alternativa que conserva el aceite envasado al vacío y se extrae de forma limpia y fácil con tan solo apretar una válvula, y sin perder ninguna cualidad.

(Visited 341 times, 1 visits today)