Comunidad

Suerte Ampanera apuesta por los germinados de semillas para alimentar su rebaño

Suerte Ampanera apuesta por los germinados de semillas para alimentar su rebaño

Los hermanos Rafael y Alfredo González, ganaderos y fundadores de Suerte Ampanera, han integrado un nuevo ingrediente natural en la dieta de su rebaño, compuesto por más de 2.500 cabras en ecológico. Los germinados de semillas, proporcionados por la empresa Equinocol, aparte de contribuir a la salud digestiva de los animales y aportarles todos los nutrientes necesarios, también mejora la calidad de la leche y, por consiguiente, los productos lácteos que elaboran.

Elena Martín Seseña. Redacción.

Suerte Ampanera se fundó en 1997 por los hermanos Rafael y Alfredo González. Empezaron el proyecto de ganadería en ecológico con un rebaño de 100 cabras lecheras de la raza autóctona de la Sierra de Guadarrama. Su idea desde el principio fue producir alimentos ecológicos, ser respetuosos con el medio ambiente, tener un sistema extensivo y apostar por el pastoreo, pues bien, en la actualidad, cuentan con más de 2.500 cabras en producción (desde 2004 de la raza Murciano-Granadina) ubicadas en una zona protegida en el Parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares, en Colmenar Viejo, Madrid, con la quesería propia a 15 minutos situada en el Polígono de la Mina.

Y es que, empezaron siendo dos personas y ahora forman un equipo de 23. “También hemos ido creciendo exponencialmente, aumentando el número de animales a medida que aumentaba la demanda de productos lácteos bajo nuestra marca”, ha afirmado Rafa añadiendo que en muchas ocasiones se han visto desbordados debido a la demanda de sus quesos, como por ejemplo en el año 2011 que fueron galardonados con el premio al Mejor Queso de España y para hacer frente a la demanda tuvieron que doblar la cifra de animales. ¿El secreto? Quizás, la calidad de la leche.

La leche que obtienen no es uniforme durante todo el año, depende de la alimentación que hayan tenido las cabras. Esta la transforman en cinco tipos de quesos y otros cinco tipos de yogur (natural, desnatado, con bífidus, kéfir) y lo último que han sacado ha sido Laban, una leche fermentada de alta pasteurización. Su producción de leche es de 2.600 litros/día y elaboran unos 800 quesos al día y unos 1.000 yogures al día aproximadamente.

 

Programa de alimentación de las cabras en Suerte Ampanera

Las cabras tienen una dieta básica que se prepara diariamente en un carro unifeed. Esta lleva forraje (beza con avena), alfalfa, grano y también han apostado por introducir el germinado de semillas de cebada de Equinocol. Todo esto se mezcla con el suero que traen de la quesería, de su propia producción, para que a los animales les resulte más apetitoso, según ha explicado Rafa. Aparte de todo esto, las cabras se alimentan de pastos y todo lo que se pueden encontrar en el campo como, por ejemplo, en primavera muchos brotes verdes, flores, líquenes, musgo, hojas, en otoño las bellotas, etc.

“La calidad de los pastos depende mucho de las estaciones. En primavera sale un pasto muy bueno porque empiezan a salir los brotes, en verano tienen las semillas de esos pastos, en otoño tienen la bellota, es decir, que no es igual durante todo el año y ahí es donde se encuentra la riqueza para con la alimentación de nuestro ganado, y el sabor de nuestros productos lácteos”, ha apuntado Rafa.

A ellos no les preocupa tanto la producción a nivel general de la leche, que también, como el bienestar de los animales y su salud. Por eso optaron hace un año por incluir en esa dieta básica los germinados de semillas de cebada de Equinocol, un alimento nuevo que hasta ahora les ha funcionado muy bien.

“Alimentándose con germinados nuestras cabras van a estar más saludables. Aunque nosotros picamos todos ingredientes y se mezclan en el carro unifeed, terminan formándose una especie de pelotillas de germinado que son las primeras que se comen”, ha apuntado Rafa. Al estar en un sistema ecológico, no pueden utilizar correctores ni vitaminas sintéticas, por lo que esos aportes nutricionales se los proporcionan los germinados y el pasto.

“En la dieta de nuestro rebaño estamos incluyendo entre un 10% y un 15% de germinados aproximadamente, pero la idea es aumentar un poco más la cantidad”, ha afirmado Rafa. El germinado se mide por kilos, y el carro unifeed te va ofreciendo los datos de las cantidades que vas echando en la mezcla. De esta manera, ellos llevan un control diario de los kilos que se echan de germinado, de concentrado, forraje, de suero, y de todo. En Suerte Ampanera están utilizando semillas de cebada, pero quieren empezar a introducir alguna semilla germinada de leguminosas para enriquecer la mezcla.

 

Agricultura vertical: los germinados de semillas de Equinocol

Beatriz Jiménez de la empresa Equinocol, es Máster en Nutrición Animal. Ella empezó este proyecto gracias a su pasión por los animales y, sobre todo, por los caballos, a los que siempre ha intentado darles el mejor cuidado.  Para ella, esto significa intentar que los animales estén lo más integrados posible en su hábitat natural. “Nosotros nos dedicamos a hacer germinados para consumo animal con el objetivo de contribuir a su salud y, por lo tanto, a su bienestar en el ámbito de la alimentación”, ha apuntado Beatriz.

Se trata de unas planchas frescas a base de distintas semillas de cereales, oleaginosas y leguminosas germinadas que tienen como objetivo evitar la limitación que supone la dependencia estacional de los pastos de calidad controlando a su vez la higiene y su valor nutricional. Además, se cumple uno de los principios del Welfare Quality de una buena alimentación definida como la más parecida a su entorno rural y la más acorde a su estado fisiológico.

Los germinados de semillas triturados van a producir la activación de la salivación en el proceso de rumia. Este producto hace que les cueste un poco menos la digestión favoreciendo la salud ruminal del animal, ya que tiene una serie de encimas y nutrientes naturales que hace que las digestiones de los animales sean mejores y, a la vez, haciendo que el resto de la ración sea también más fácil de digerir. De esta manera, según Beatriz, el ganadero puede aumentar producciones y, sobre todo, cuidar de la salud de sus animales porque les está ofreciendo un alimento muy apetecible en forma de hierba fresca.

“Nosotros llevamos mucho tiempo trabajando con la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Al principio empezamos investigando solo en caballos, pero, al final, también nos hemos decantado por las especies ganaderas porque hemos visto que puede ofrecer muchas ventajas/beneficios”, ha destacado Beatriz.

“Los germinados no son más gustosos o menos en la dieta diaria, los resultados se obtienen a nivel general en la salud de los animales. También se comprueba en el aumento de producciones, en la calidad de la leche y en la mejora de los productos finales”, ha apuntado Beatriz añadiendo que, entre sus clientes, ya hay alguna ganadería convencional (no ecológica) que va a apostar por el producto porque no hay pasto todo el año y esta es una buena forma de complementar su dieta. “Esta es una alimentación alternativa, sostenible, ecológica y comprometida con el medio ambiente”, ha puntualizado.

 

Elaboración de los germinados de Equinocol

El proceso de producción de los germinados se realiza en instalaciones propias. Se trata de agricultura vertical sin sustrato ni aporte de nutrientes. “Nosotros producimos en estanterías y no utilizamos ninguna solución para producir los germinados. De esta forma las semillas se hidratan previamente para reactivar la germinación, posteriormente las ponemos en unas bandejas y se introducen en cámaras de germinación para terminar el proceso”, ha explicado Beatriz.

Las cámaras de germinación tienen 30 m2 y están adaptadas con tecnología de última generación para controlar la temperatura, la luz y el agua. Cada cámara da al día 1.500 kilos de producción. Están ubicadas en una parcela de 300 m2 en Cercedilla, pero en breve van a trasladarse a una finca de 2.000 m2 Guadarrama con el objetivo de ampliar la instalación.

Equinocol también ofrece la instalación de la cámara de germinación en la propia explotación ganadera para mantener el producto de ‘Kilometro 0’. Aunque esto a veces es difícil porque hay ganaderías que tienen problemas de abastecimiento de agua, y aunque la germinación tiene un consumo de agua muy pequeño, se necesita de un porcentaje siempre: dos litros de agua por bandeja (que corresponden a siete kilos de germinados). A diferencia de la cebada sembrada en el campo, con los germinados disminuyes cuatro veces el consumo de agua.

La recolección se hace entre el quinto y el sexto día de cultivo, que es el momento en el que su longitud se encuentra en torno a los seis centímetros. Además, no precisa de enriquecimiento del agua, debido a que el propio germen contiene los nutrientes necesarios para su crecimiento en sus primeros días de desarrollo. El resultado es un pienso verde o forraje vivo de alta digestibilidad, calidad nutricional y muy apto para la alimentación de cualquier animal en producción.

Equinocol no solo pretende introducir los germinados sino que además te ofrece un asesoramiento para introducir este alimento en función al resto de la ración. De qué forma se puede integrar, qué tipos de germinados son los más adecuados para cada explotación, etc. “Y es que, cuando tu enriqueces la alimentación de tus animales y utilizas alimentos de calidad, los productos que ellos te ofrecen también son de más calidad”, ha afirmado Beatriz.