5 años garantía transmisión CMATIC MB 900*96 10-16/6

Actualidad

Una tesis estudia el comportamiento agronómico de dos variedades de vid asturiana

Una tesis estudia el comportamiento agronómico de dos variedades de vid asturiana

Una tesis del CSIC ha estudiado el comportamiento agronómico y la incidencia de las enfermedades fúngicas en las variedades de vid asturianas, la Albarín Blanco y Verdejo Negro.

Firmada por José Ignacio Cuevas González y bajo la dirección de Mª de Carmen Martínez Rodríguez y Susana Boso Alonso, la tesis doctoral realizada en la  Misión Biológica de Galicia (MBG-CSIC) ha estudiado el comportamiento agronómico y la incidencia de enfermedades fúngicas de estas dos variedades de vid en distintos puntos de la zona vitícola asturiana.

La investigación tuvo como punto de partida distintos estudios previos realizados desde 1987 por los integrantes del citado grupo de investigación del CSIC, que permitieron no solo describir las variedades autóctonas asturianas para que fuesen reconocidas oficialmente, sino también realizar una selección clonal de algunas de ellas.

“Algunos de estos clones fueron transferidos al sector de los viveros en el año 2002, iniciando su comercialización en 2007. Durante los primeros años, la venta de esta planta iba asociada a un contrato de experimentación con cada viticultor, gracias a lo cual se pudo establecer una red de cuarenta parcelas, que abarcaban todo el abanico geográfico del área vitícola asturiana. En cada una de ellas se plantó un clon de Albarín Blanco y/o otro de Verdejo Negro y varias de estas parcelas se han utilizado para llevar a cabo la parte experimental de esta tesis doctoral”, explican las directoras de la tesis.

“En cada una de las parcelas y para cada variedad se han tomaron datos climáticos durante varios años y se estudiaron diversos parámetros agronómicos, de producción y de calidad de la uva, además de la incidencia a diversas enfermedades fúngicas (Mildiu, Oidio, Botrytis y Black-rot). Todo ello se relacionó, además, con las características orográficas, microclima, suelo, entorno natural, etc, de cada una de las parcelas incluidas en el estudio”, añaden.

En cuanto a los resultados obtenidos, cabe destacar, en primer lugar, la demostración de que esta zona vitícola de montaña el microclima generado en cada parcela concreta, debido a las condiciones orográficas de cada una, su orientación, altitud, ejerce un papel fundamental en el comportamiento agronómico de las dos variedades objeto de estudio, en la concentración de polifenoles y otros compuestos en la uva y en la incidencia de enfermedades (Mildiu, Oidio, Botrytis y Blac-Rot), por lo que la viticultura de esta zona requiere un manejo de precisión, adaptado a cada parcela.

También se ha observado que no todas las parcelas actualmente plantadas de viñedo son aptas para la obtención de vinos de calidad. “Así, las parcelas situadas en zonas soleadas, ventiladas, en pendiente y con terrenos poco fértiles, han producido uva de la máxima calidad, mientras que las situadas en zonas con terrenos profundos, ricos en materia orgánica, menos ventilados y soleados, producían uva de menor calidad, tardaban más en madurar y la incidencia de enfermedades era, en general, mayor”, apunta el autor de la tesis.

También se observado una interacción muy negativa de la fauna salvaje circundante, siendo uno de los factores fuertemente limitantes para la producción, sobre todo en Albarín Blanco (variedad aromática, dulce y temprana), en aquellos viñedos donde la uva alcanza un mayor nivel de maduración y calidad.

“Los destrozos causados por la fauna (jabalíes sobre todo, además de pájaros, velutinas y otros) crecen exponencialmente en los últimos años. El aumento descontrolado de las poblaciones de ciertos animales salvajes y la falta de otro tipo de fuentes de alimentación para ellos, el entorno natural que rodea a los viñedos (bosques, zonas sin cultivar, proximidad a cotos de caza,..), o la mayor o menor cercanía a núcleos rurales habitados son algunas de las causas de este problema”, explica el autor, quien añade que “se considera fundamental la toma de medidas de control en este ámbito, para que el viñedo del suroccidente asturiano pueda sobrevivir. De no actuar acabará desapareciendo en pocos años, por ser insostenible su mantenimiento, ya que durante las campañas de toma de muestras para esta tesis, se han observado episodios de pérdida absoluta de la cosecha en varias ocasiones”.

Las dos variedades autóctonas objeto de estudio han mostrado un alto nivel de adaptación a esta zona, donde expresan su máximo nivel de calidad. “Se observa, por ejemplo, en el caso de los polifenoles (compuestos de reconocido efecto beneficioso para la salud, según numerosos artículos científicos), una concentración mayor en estas variedades, en comparación con la descrita para otras variedades en otras áreas vitícolas, o incluso para estas mismas cultivadas en lugares de climas diferentes. Este resultado parece que podría achacarse a las características intrínsecas de las dos variedades objeto de estudio, pero también a que es una zona vitícola de montaña, con fuertes oscilaciones térmicas entre el día y la noche, alta incidencia de la radiación solar en determinadas zonas y momentos, etc”, explica el autor.

En el caso de las enfermedades, se ha observado que la mayor o menor concentración de esporas en el aire de Mildiu, Oídio o Botrytis, no siempre provoca aparición de síntomas en las cepas, sino que influyen otros factores como el estado fenológico y de desarrollo de la planta, el grado de sensibilidad de cada una de las variedades a cada uno de los patógenos, o las condiciones microclimáticas de cada parcela, que pueden favorecer o paralizar, en determinados momentos, el desarrollo de la enfermedad en las cepas.

“También se aprecia que juega un papel importante el tipo de manejo llevado a cabo por cada viticultor en cada viñedo. El desarrollo científico de modelos de predicción de enfermedades y su ajuste a las condiciones microclimáticas de cada zona y parcela, asistido por estaciones agroclimáticas, podría ayudar a reducir drásticamente el número de tratamientos fitosanitarios y a aumentar la eficacia de los que se apliquen”, explica el autor.